Marcos 12,13-17 – al Cesar lo que es del Cesar

Junio 6, 2017

Al Cesar lo que es del Cesar

Jesús les dijo: «Lo del César, devuélvanselo al César, y lo de Dios, a Dios.» Y se maravillaban de él.

marcos-12-17

Marcos 12,13-17 al Cesar lo que es del Cesar

Marcos – Capítulo 12

Reflexión: Marcos 12,13-17

Siempre he creído ver en esta lectura la separación de lo que es de Dios de aquello que no lo es y que por lo tanto debía darse a quien le corresponde. Como si el Señor estuviera reconociendo que hay cosas que no le corresponden. Claro, siguiendo este razonamiento, Dios y mi fe no tiene por qué estar en todas partes.

Hoy, después de tantos años vengo a caer en cuenta del engaño en que vivía y los estragos que han hecho en mí y que aun hacen en mis hermanos, la errada conclusión a la que llegamos cuando reflexionamos esta lectura. Han hecho falta muchos años para aproximarme a su luz.

Muchos, dándole un sentido equivocado, usamos estas palabras para justificar una dicotomía, en la que pareciera estar de acuerdo el Señor. ¿Puede haber querido el Señor que separemos lo que es de Dios de lo que es del hombre? Ahora sé que no, porque eso es algo imposible.

Lo único que el Señor reconoce en este pasaje es que el rostro en la moneda es del Cesar, por lo tanto le debe corresponder a Él. Luego nos dice que a cada uno hay que darle lo suyo, teniendo ya muy bien aclarado que es lo del Cesar. Pero ¿qué le corresponde a Dios? ¿Dónde vemos su cara?

(16) vistas

Sigue leyendo

Juan 3,1-8 – entrar en el Reino de Dios

Abril 24, 2017

Entrar en el Reino de Dios

Respondió Jesús: En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.

juan-3-5

Juan 3,1-8 entrar en el Reino de Dios

Juan – Capítulo 03

Reflexión: Juan 3,1-8

Estamos viviendo el tiempo más precioso del año: tiempo de Pascua. ¿Qué tiene de especial? Pues este tiempo nos recuerda el verdadero sentido de nuestras vidas; la razón por la que vivimos y somos. En entender el significado de este tiempo está la felicidad de la humanidad; felicidad para la cual hemos sido creados. Detengámonos a pensar entonces en la importancia de entender este tiempo y el acontecimiento que celebramos.

Se dice tanto y algunos lo hemos escuchado desde muy niños, que Jesucristo a Resucitado y con ello ha vencido a la muerte, redimiéndonos del pecado, de la oscuridad y del abismo al cual hubiéramos sido irremediablemente condenados, sin su intervención. Sin embargo no llegamos a comprender esta realidad en su verdadera dimensión. Y, es que como en mucho de lo que tiene que ver con nuestra salvación, no llegamos a captarlo y pensamos que se trata de algo metafórico, incomprensible…entonces lo dejamos ahí y confesamos nuestra fe en Cristo tan solo como precaución, es decir por temor a que fuera cierto.

En el fondo, la verdad es que muchos tenemos nuestras reservas con varios aspectos de esta “trama de la salvación”. Algunos no creen en la virginidad de María, otros no creen en la veracidad de los milagros, otros no llegan a entender el sacrificio de la cruz, otros se resisten a creer en la resurrección y finalmente, otros no llegan a creer en la ascensión al cielo, ni en el cielo, ni en la vida eterna…Pero todas estas cosas causan cierto asombro y temor, entonces, por las dudas, dicen creer y lo hacen a su modo, que es básicamente escogiendo lo que les parece y sin tragarse el paquete entero.

Se trata de una fe que podríamos bautizar como de salón, innocua e inofensiva. A lo sumo exige algunas veces participar en algunos rituales religioso o ceremonias, como el bautizo de algún hijo, sobrino, nieto o ahijado, en algún matrimonio, que puede ser el de uno mismo, y en algunas Misas entre las que durante un largo período solo son de difuntos o de una que otra Fiesta importante de la Iglesia, como Navidad o Pascua. Además, cada vez que nos exigen en algún formulario ponemos que somos católicos.

(18) vistas

Sigue leyendo

Lucas 11,42-46 – imponen a los demás cargas insoportables

Octubre 12, 2016

¡Ay de ustedes también, porque imponen a los demás cargas insoportables, pero ustedes no las tocan ni siquiera con un dedo!

Texto del evangelio Lc 11,42-46 – imponen a los demás cargas insoportables

42. Pero ¡ay de ustedes, fariseos, que pagan el impuesto de la menta, de la ruda y de todas las legumbres, y descuidan la justicia y el amor de Dios! Hay que practicar esto, sin descuidar aquello.
43. ¡Ay de ustedes, fariseos, porque les gusta ocupar el primer asiento en las sinagogas y ser saludados en las plazas!
44. ¡Ay de ustedes, porque son como esos sepulcros que no se ven y sobre los cuales se camina sin saber!».
45. Un doctor de la Ley tomó entonces la palabra y dijo: «Maestro, cuando hablas así, nos insultas también a nosotros».
46. Él le respondió: «¡Ay de ustedes también, porque imponen a los demás cargas insoportables, pero ustedes no las tocan ni siquiera con un dedo!

Reflexión: Lc 11,42-46

lucas-11-46

Lucas 11,42-46 imponen a los demás cargas insoportables

Se trata de ser consecuente, siempre. Más, el que más sabe, el que más recibió. No andar, como es nuestra costumbre, exigiendo a los demás, sobre todo a los más humildes, a los menos favorecidos. Si queremos encaminar a alguien hacia Dios, hemos de dar ejemplo.

A este respecto tenemos que lamentar las declaraciones de Figari, fundador del Sodalicio de Vida Cristiana, un movimiento reconocido por la Iglesia que se ha visto duramente golpeado por el comportamiento abyecto denunciado de este sujeto.

Declararse inocente cuando existen tantas pruebas que lo incriminan, de jóvenes que han sido víctimas de sus abusos y cuando la misma Dirección actual del movimiento se ha visto forzada a reconocer todas sus culpas y a pedir perdón, es algo que pinta de cuerpo entero lo que aquí nos reclama Jesús. Este es un fariseo.

¡Ay de ustedes también, porque imponen a los demás cargas insoportables, pero ustedes no las tocan ni siquiera con un dedo!

(15) vistas

Sigue leyendo

Mateo 12,14-21 – No discutirá, ni gritará

Julio 16, 2016

Viene mi siervo, mí elegido, el Amado, en quien me he complacido. Pondré mi Espíritu sobre él, para que anuncie mis juicios a las naciones. No discutirá, ni gritará, ni se oirá su voz en las plazas.

Texto del evangelio Mt 12,14-21 – No discutirá, ni gritará

14. En seguida los fariseos salieron y se confabularon para buscar la forma de acabar con él.
15. Jesús lo supo y se alejó de allí, pero muchas personas lo siguieron, y él sanó a cuantos estaban enfermos.
16. Pero les pedía insistentemente que no hablaran de él.
17. Así debían cumplirse las palabras del profeta Isaías:
18. Viene mi siervo, mí elegido, el Amado, en quien me he complacido. Pondré mi Espíritu sobre él, para que anuncie mis juicios a las naciones.
19. No discutirá, ni gritará, ni se oirá su voz en las plazas
20. No quebrará la caña resquebrajada ni apagará la mecha que todavía humea, hasta que haga triunfar la justicia.
21. Las naciones pondrán su esperanza en su Nombre.

Reflexión: Mt 12,14-21

mateo-12-19

Mateo 12,14-21 No discutirá, ni gritará

El Evangelio de hoy trae esta hermosa cita del Profeta Isaías que extraordinariamente ratifica los atributos con que se reconoce al Mesías y que Jesucristo encarna. De este modo el Antiguo Testamento se une con el Nuevo haciéndonos notar la continuidad y coherencia del Plan de Dios.

Jesucristo es aquel a quien alude Isaías alrededor de 700 años antes. Él será condenado por los judíos a morir en la cruz. Siendo Dios, no ofrecerá resistencia alguna. Dará su vi para salvarnos del pecado y la muerte.

Jesucristo resucitará al tercer día, venciendo de este modo la muerte y enseñándonos el Camino del amor. No hay amor más grande que el de aquel que da su vida por sus amigos. Jesucristo se sometió libremente a esta humillación y llegó a este extremo por amor.

Viene mi siervo, mí elegido, el Amado, en quien me he complacido. Pondré mi Espíritu sobre él, para que anuncie mis juicios a las naciones. No discutirá, ni gritará, ni se oirá su voz en las plazas.

(46) vistas

Sigue leyendo

Mateo 9,14-17 – El vino nuevo se echa en cueros nuevos

Julio 2, 2016

Y nadie echa vino nuevo en recipientes de cuero viejos, porque si lo hacen, se reventarán los cueros, el vino se desparramará y los recipientes se estropearán. El vino nuevo se echa en cueros nuevos, y así se conservan bien el vino y los recipientes.»

Texto del evangelio Mt 9,14-17 – El vino nuevo se echa en cueros nuevos

14. Entonces se le acercaron los discípulos de Juan y le preguntaron: «Nosotros y los fariseos ayunamos en muchas ocasiones, ¿por qué tus discípulos no ayunan?»
15. Jesús les contestó: «¿Quieren ustedes que los compañeros del novio estén de duelo mientras el novio está con ellos? Llegará el tiempo en que el novio les será quitado; entonces ayunarán.
16. Nadie remienda un vestido viejo con un pedazo de tela nueva, porque el pedazo nuevo tiraría del vestido y la rotura se haría mayor.
17. Y nadie echa vino nuevo en recipientes de cuero viejos, porque si lo hacen, se reventarán los cueros, el vino se desparramará y los recipientes se estropearán. El vino nuevo se echa en cueros nuevos, y así se conservan bien el vino y los recipientes.»

Reflexión: Mt 9,14-17

mateo-09-17

Mateo 9,14-17 El vino nuevo se echa en cueros nuevos

Jesús ha de significar un cambio radical en nuestras vidas. La novedad que nos trae es única. Solo se anunciará una vez en la historia de la humanidad. No se trata, pues, de un hecho rutinario o frecuente. Por eso exige una recepción singular, completamente distinta a cuanto podemos haber recibido antes.

Constituye un error garrafal pretender equiparar este suceso con otro cualquiera antes o después de Cristo. Ese es precisamente el pecado o si se quiere el más grande error del hombre de nuestro tiempo. Con la secularización del mundo, por doquier han surgido ideologías que pretenden explicar el origen y fin de la humanidad. Cada una desde su propia ideología, desde su propia perspectiva.

Estas ideologías proliferan y florecen al amparo del relativismo ético, moral y filosófico en el que vivimos. El Sistema económico al atomizar las sociedades, promueve el individualismo. Con él se promueven los sistemas ideológicos, filosóficos y morales individualistas, que sostienen los criterios de cada persona, dando por resultado tantas “verdades” como habitantes tiene el planeta.

Y nadie echa vino nuevo en recipientes de cuero viejos, porque si lo hacen, se reventarán los cueros, el vino se desparramará y los recipientes se estropearán. El vino nuevo se echa en cueros nuevos, y así se conservan bien el vino y los recipientes.»

(51) vistas

Sigue leyendo