Mateo 9,32-38 – sintió compasión de ella

julio 11, 2017

Sintió compasión de ella

Y al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor. Entonces dice a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros pocos.

mateo-09-36

Mateo 9,32-38 sintió compasión de ella

Mateo – Capítulo 09

Reflexión: Mateo 9,32-38

Hay muchísimo por hacer. Eso es lo que el Señor Jesucristo constata cuando ve a la muchedumbre que lo sigue. Y es que estamos todos como perdidos, como ovejas sin pastor. Es decir, como ovejas descarriadas, caminando sin rumbo fijo o siguiendo nuestros apetitos, sin reparar mucho en el camino.

La imagen es realmente desoladora. Sobre todo para quien ama. Es desconsolador, es triste ver a quienes amamos perdidos, deambulando como zombis. Como robots producidos en serie, carentes de corazón, de dignidad, de identidad, de voluntad y autonomía. Esclavos de un programa que siguen al pie de la letra.

Así se presenta a nuestros ojos muchas mañanas la humanidad. Todos corriendo, cumpliendo, atareados, obsesionados por el tiempo, por la hora, por la tarea. La angustia y el stress atormenta a aquellas almas perdidas, incapaces de la ilusión que da una visión panorámica.

Eso es lo mismo que seguramente veía Jesucristo: hijos de Dios, incapaces de verse a sí mismo y reconocer su dignidad. Atribulados por las angustias de cada día, sin posibilidad de levantar la cabeza, erguirse y mirar el horizonte.

(15) vistas

Sigue leyendo

Mateo 9,35-10,1.6-8 – el Reino de los Cielos está cerca

diciembre 3, 2016

El Reino de los Cielos está cerca

Vayan proclamando que el Reino de los Cielos está cerca. Curen enfermos, resuciten muertos, purifiquen leprosos, expulsen demonios. Gratis lo recibieron; denlo gratis.

Texto del evangelio Mt 9,35-10,1.6-8

35. Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia.
36. Y al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor.
37. Entonces dice a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros pocos.
38. Rueguen, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.»
01. Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia.
06. diríjanse más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel.
07. Vayan proclamando que el Reino de los Cielos está cerca.
08. Curen enfermos, resuciten muertos, purifiquen leprosos, expulsen demonios. Gratis lo recibieron; denlo gratis.

Reflexión: Mt 9,35-10,1.6-8

mateo-10-7

Mateo 9,35-10,1.6-8 – el Reino de los Cielos está cerca

El Señor da un poder extraordinario a sus discípulos. ¿Por qué? Porque siente compasión de la muchedumbre que deambulaban como ovejas sin pastor. Es decir que sin Jesucristo estamos perdidos. Es precisa su intervención. Para eso lo ha enviado Dios Padre.

Aunque Él va caminando de pueblo en pueblo, es evidente que no es suficiente, porque todos necesitamos de Él, por donde va. Es mucho más la gente que necesita de Él, que anda perdida, que aquella a la que puede llegar. Esto lo conmueve profundamente.

Así, será imposible, por lo que hace dos cosas. La primera es instarnos a que pidamos a Dios que mande más operarios a este campo de Evangelización. La segunda es darles poderes extraordinarios a los discípulos. Solo así se puede garantizar la cobertura necesaria.

Vayan proclamando que el Reino de los Cielos está cerca. Curen enfermos, resuciten muertos, purifiquen leprosos, expulsen demonios. Gratis lo recibieron; denlo gratis.

(56) vistas

Sigue leyendo