Mateo 8,18-22 – Sígueme

julio 2, 2018

Sígueme

“Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre. Dícele Jesús: Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos.”

Lunes de la 13ra Semana de T. Ordinario | 02 Julio del 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

Sígueme

Solo podemos observar impaciencia y premura en estas palabras. No hay tiempo para detenerse en actividades que no tienen la capacidad de cambiar la suerte de los miles de hermanos que se habrán de perder si no actuamos.

El Señor ha dejado en nuestras manos la responsabilidad de la Salvación de nuestros hermanos. Nosotros estamos aquí para eso. Esto es lo que debemos entender. No se trata de salvar nuestras almas solamente. Tenemos una responsabilidad comunitaria.

Sígueme

(7) vistas

Sigue leyendo

Lucas 9,57-62 – no sirve para el Reino de Dios

septiembre 28, 2016

«Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos». Jesús le respondió: «El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios».

Texto del evangelio Lc 9,57-62 – no sirve para el Reino de Dios

57. Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: «¡Te seguiré adonde vayas!».
58. Jesús le respondió: «Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza».
59. Y dijo a otro: «Sígueme». El respondió: «Permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre».
60. Pero Jesús le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios».
61. Otro le dijo: «Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos».
62. Jesús le respondió: «El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios».

Reflexión: Lc 9,57-62

lucas-09-61

Lucas 9,57-62 no sirve para el Reino de Dios

El llamado del Señor es exigente. No podemos ir a Él con paños tibios. O estamos o no estamos con Él. Así de sencillo y claro. Hemos de analizar cada uno de nuestros actos, porque lo que no nos acerca, nos aleja. Y de nada nos sirve venir al Señor con pretextos. Él los conoce todos. No intentemos engañarlo.

Es cierto, es verdad, no hay muchos que estemos realmente dispuestos a seguirlo. No en esas condiciones. Nosotros queremos ser “buenos”, pero no estamos dispuestos al sacrificio extremo que el Señor nos presenta en estos versículos. ¿Es que no tendré ni el derecho a enterrar a mis padres?

¿Cómo puede ser que un Dios que se dice que es amor, pretenda tan descabellada exigencia? Es un asunto de fe. Alguien podrá decir: pero ¿qué le hace que me tome algunas horas para cumplir con esta responsabilidad? Después lo voy a seguir. Un poco de paciencia ¿no?

«Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos». Jesús le respondió: «El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios».

(255) vistas

Sigue leyendo

Mateo 8,18-22 – dónde recostar la cabeza

junio 27, 2016

«Los zorros tienen cuevas y las aves tienen nidos, pero el Hijo del Hombre ni siquiera tiene dónde recostar la cabeza.»

Texto del evangelio Mt 8,18-22 – dónde recostar la cabeza

18. Jesús, al verse rodeado por la multitud, dio orden de cruzar a la otra orilla.
19. Entonces se le acercó un maestro de la Ley y le dijo: «Maestro, te seguiré adondequiera que vayas.»
20. Jesús le contestó: «Los zorros tienen cuevas y las aves tienen nidos, pero el Hijo del Hombre ni siquiera tiene dónde recostar la cabeza.»
21. Otro de sus discípulos le dijo: «Señor, deja que me vaya y pueda primero enterrar a mi padre.»
22. Jesús le contestó: «Sígueme y deja que los muertos entierren a sus muertos.»

Reflexión: Mt 8,18-22

mateo-08-20

Mateo 8,18-22 dónde recostar la cabeza

Es fácil notar que el Señor está mortificado, abrumado por la insistencia con que lo sigue este maestro de la ley, al punto que se queja por no tener ni a dónde ir y ni como escaparse de la insistencia con que lo sigue. Estos maestros legalistas estaban obsesionados por encontrar en falta al Señor, en lugar de aceptar que lo que Él nos enseña está por encima de toda ley, como Ley Suprema o Mandato Divino.

Al mismo tiempo le hace ver una realidad: que el Señor ha salido a trabajar, ha venido a cumplir una Misión y no tendrá descanso hasta que la haya cumplido. Por lo que si quiere seguirlo tendrá que estar dispuesto a seguirlo a este ritmo sin descanso. Todas las creaturas tiene derecho a volver a su propio espacio, donde descansar y reparar sus fuerzas, menos Él.

Nosotros tenemos que preguntarnos si logramos entender el orden de prioridades que nos propone el Señor, el lugar que ocupa la Misión encomendada por el Padre con respecto al reposo. Tal vez sea necesario reformular nuestras prioridades y no andarle dando tata importancia al descanso, al reposo y al esparcimiento, que no son malos, pues todas las creaturas tienen derecho al mismo, pero no han de ser lo prioritario.

«Los zorros tienen cuevas y las aves tienen nidos, pero el Hijo del Hombre ni siquiera tiene dónde recostar la cabeza.»

(236) vistas

Sigue leyendo