Marcos 12,28b-34 – Amarás al Señor

junio 7, 2018

Amarás al Señor

“El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.”

Jueves de la 9na Semana del T. Ordinario | 07 de Junio del 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

Amarás al Señor

El seguimiento cotidiano del Señor, nuestro Dios, demanda un esfuerzo diario, a toda hora y en todo lugar. Si algo distingue este seguimiento no es su facilidad precisamente. Así que si buscamos el menor esfuerzo, no lo conseguiremos en este Camino.

Sin embargo, es preciso matizar esta respuesta, porque si bien es verdad que no es fácil seguir al Señor, es el ÚNICO que es capaz de dar sentido a nuestras vidas. Y, fijémonos que hemos escrito con mayúsculas ÚNICO, porque no hay otra opción, si queremos alcanzar el propósito para el cual fuimos creados.

amaras

(8) vistas

Sigue leyendo

Mateo 5,43-48 – Amen a sus enemigos

febrero 24, 2018

Amen a sus enemigos

“Ustedes han oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo” y odiarás a tu enemigo. Yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, y oren por quienes los persiguen.”

Sábado de la 1ra Semana de Cuaresma | 24 Febrero 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

  • Deuteronomio 26,16-19
  • Sal 118
  • Mateo 5,43-48

Reflexión sobre las lecturas

Amen a sus enemigos

Nuestra vida está llena de contrastes, de altibajos. A las alegrías, que son innumerables, les siguen las penas, de las que preferimos ni acordarnos. El hecho es que alegrías y penas se alternan en nuestras vidas.

A veces, sin mediar motivo aparente somos objeto de injusticias que nos causan dolor, sufrimiento y desazón. En estos casos es frecuente que nos sintamos tentados a responder con la misma moneda. Esta es la lógica mundana que todos estamos dispuestos a aprobar.

24_2_18_enemigos

(15) vistas

Sigue leyendo

Marcos 12,28b-34 – No existe otro mandamiento mayor

marzo 24, 2017

No existe otro mandamiento mayor

…amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos.

marcos-12-30

Marcos 12,28b-34 No existe otro mandamiento mayor

Marcos – Capítulo 12

Reflexión: Marcos 12,28b-34

Después de todo, la doctrina de Jesús es muy simple. Mucho más de lo que se imaginan muchos. Basta menos de un minuto para formularla. O como hemos dicho varias veces, entra en un solo Tweet de 140 caracteres y todavía le sobra espacio. ¿Por qué no podemos aprenderla y seguirla? Desde luego no por falta de memoria.

Lo que ocurre es que la exigencia es tan alta, que flaqueamos, nos excusamos y preferimos mirar a otro lado. Vivimos en una sociedad en la que se exalta el placer, la comodidad, la permanente autocomplacencia, el hedonismo, el erotismo y el egoísmo. Y todo ello está sujeto a la capacidad económica, es decir a la cantidad de recursos que podemos destinar para conseguirlos.

Vivimos en una sociedad de consumo que nos ha hecho creer que todo se puede conseguir a condición de contar con la capacidad para adquirirlo. Por lo tanto, es preciso acumular el capital necesario que nos permita cubrir nuestra demanda. Cada quien lo consigue del modo que puede y está a su alcance. Vivimos en permanente tensión por atender ambas vertientes de nuestra existencia: tener, para gozar. Tener, para “vivir”, entendiendo que solo se vive cuando se goza. No es casual que digamos “esto es vida” cuando alcanzamos el placer y confort que anhelamos, aun cuando sea efímero.

Precisamente la lucha denodada en la que algunos nos obstinamos es en prolongar lo más que podemos este momento placentero. Dependiendo de la riqueza que vamos acumulando, algunos nos obsesionamos por darles todo a nuestros hijos, por complacerlos y mantenerlos alejados de cualquier sacrificio y contacto con el sufrimiento.

(43) vistas

Sigue leyendo

Mateo 22,34-40 – Toda la Ley y los Profetas

agosto 19, 2016

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el gran mandamiento, el primero. Pero hay otro muy parecido: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Ley y los Profetas se fundamentan en estos dos mandamientos.

Texto del evangelio Mt 22,34-40 – Toda la Ley y los Profetas

34. Cuando los fariseos supieron que Jesús había hecho callar a los saduceos, se juntaron en torno a él.
35. Uno de ellos, que era maestro de la Ley, trató de ponerlo a prueba con esta pregunta:
36. «Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la Ley?».
37. Jesús le dijo: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.
38. Este es el gran mandamiento, el primero.
39. Pero hay otro muy parecido: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
40. Toda la Ley y los Profetas se fundamentan en estos dos mandamientos.»

Reflexión: Mt 22,34-40

mateo-22-39

Mateo 22,34-40 Toda la Ley y los Profetas

El Señor es categórico en Sus respuesta y especialmente en esta. No deja lugar a dudas. Que no le comprendamos o que comprendiéndole busquemos darle una interpretación distinta, es otra cosa.

Para el Señor no hay dudas, ni existen matices, ni demasiadas argumentaciones y explicaciones. Así que tal vez debíamos sospechar de nuestro propio razonamiento cuando necesitamos darle tanta vuelta a las cosas.

Hemos hecho de la Palabra del Señor algo incomprensible, solo para iniciados, tal vez con el único propósito de evitar cumplirla, porque nos incomoda. Así, no solo no hacemos lo que nos manda, sino que encima lo ocultamos a los demás.

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el gran mandamiento, el primero. Pero hay otro muy parecido: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Toda la Ley y los Profetas se fundamentan en estos dos mandamientos.

(77) vistas

Sigue leyendo

Marcos 12,28b-34 – No estás lejos del Reino de Dios

junio 2, 2016

Texto del evangelio Mc 12,28b-34 – No estás lejos del Reino de Dios

28. Entonces se adelantó un maestro de la Ley. Había escuchado la discusión y estaba admirado de cómo Jesús les había contestado. Entonces le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?
29. Jesús le contestó: «El primer mandamiento es: Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es un único Señor.
30. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu inteligencia y con todas tus fuerzas.
31. Y después viene este otro: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay ningún mandamiento más importante que éstos.»
32. El maestro de la Ley le contestó: «Has hablado muy bien, Maestro; tienes razón cuando dices que el Señor es único y que no hay otro fuera de él,
33. y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas y amar al prójimo como a sí mismo vale más que todas las víctimas y sacrificios.»
34. Jesús vio que ésta era respuesta sabia y le dijo: «No estás lejos del Reino de Dios.» Y después de esto, nadie más se atrevió a hacerle nuevas preguntas.

Reflexión: Mc 12,28b-34

Tengamos en cuenta las palabras tan llenas de esperanza y sabiduría que Jesucristo dedica a este maestro de la ley, dejando a todos mudos y perplejos, porque no podían encontrar falta alguna en lo que había dicho y el mismísimo maestro de la ley, a quien seguramente todos respetaban, lo estaba confirmando. El Señor se refiere aquí a estos dos mandamientos como los más grandes. En otro pasaje dirá que “de estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas”, es decir que todo el sentido y razón de nuestras vidas la podemos encontrar aquí. Siendo de tal importancia, no debemos dejar pasar la ocasión para meditar y reflexionar todo lo que nos sea posible en estos mandamientos, porque podemos decir que si los memorizamos y los ponemos en práctica no será necesario nada más. Por favor, midamos la amplitud y grandeza de estas afirmaciones, que están al alcance de todo aquel que quiera comprenderlas. Aquí están, si se quiere, resumidas todas las enseñanzas de Jesús, de los profetas y toda la Historia Sagrada. No es necesario agregarle una sola coma, ni tampoco quitarle nada. ¡Así de grande es Dios, que puede ser expresado en tan pocas palabras. Toda la Doctrina Cristiana, los miles y aun millones de libros que pueden haberse escrito a lo largo de la historia de la humanidad están condensados en estas palabras. Esto quiere decir que si solo pudiéramos sinceramente aprenderlas y aplicarlas en cada instante de nuestras vidas, estaríamos haciendo la Voluntad de Dios, por lo tanto, estaríamos cumpliendo con el propósito para el cual fuimos creados y alcanzaríamos las promesas de nuestro Señor Jesucristo, vale decir, la Salvación, la Felicidad y la Vida Eterna. Jesús vio que ésta era respuesta sabia y le dijo: «No estás lejos del Reino de Dios.» Y después de esto, nadie más se atrevió a hacerle nuevas preguntas.

(76) vistas

Sigue leyendo