diciembre 17, 2016

Hasta el nacimiento de Cristo

Oremos:

Padre Santo, te damos gracias porque reparando en nuestra pequeñez y movido por Tu Infinita Misericordia quisiste intervenir en nuestra historia y, llegado el tiempo, dispusiste enviarnos a Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo para Sigue leyendo

Seguir leyendo...

Hasta el nacimiento de Cristo

De modo que fueron catorce las generaciones desde Abraham a David; otras catorce desde David hasta la deportación a Babilonia, y catorce más desde esta deportación hasta el nacimiento de Cristo.

Texto del evangelio Mt 1,1-17

01. Documento de los orígenes de Jesucristo, hijo de David e hijo de Abraham.
02. Abraham fue padre de Isaac, y éste de Jacob. Jacob fue padre de Judá y de sus hermanos.
03. De la unión de Judá y de Tamar nacieron Farés y Zera. Farés fue padre de Esrón y Esrón de Aram.
04. Aram fue padre de Aminadab, éste de Naasón y Naasón de Salmón.
05. Salmón fue padre de Booz y Rahab su madre. Booz fue padre de Obed y Rut su madre. Obed fue padre de Jesé.
06. Jesé fue padre del rey David. David fue padre de Salomón y su madre la que había sido la esposa de Urías.
07. Salomón fue padre de Roboam, que fue padre de Abías. Luego vienen los reyes Asá,
08. Josafat, Joram, Ocías,
09. Joatán, Ajaz, Ezequías,
10. Manasés, Amón y Josías.
11. Josías fue padre de Jeconías y de sus hermanos, en tiempos de la deportación a Babilonia.
12. Después de la deportación a Babilonia, Jeconías fue padre de Salatiel y éste de Zorobabel.
13. Zorobabel fue padre de Abiud, Abiud de Eliacim y Eliacim de Azor.
14. Azor fue padre de Sadoc, Sadoc de Aquim y éste de Eliud.
15. Eliud fue padre de Eleazar, Eleazar de Matán y éste de Jacob.
16. Jacob fue padre de José, esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo.
17. De modo que fueron catorce las generaciones desde Abraham a David; otras catorce desde David hasta la deportación a Babilonia, y catorce más desde esta deportación hasta el nacimiento de Cristo.

Reflexión: Mt 1,1-17

mateo-1-17

Mateo 1,1-17 hasta el nacimiento de Cristo

En primer lugar, debemos declararnos ignorantes de las Escrituras. Aunque hace poco más de 8 años leemos diariamente los Evangelios y estos nos han llevado a consultar una que otra vez algunos textos del Antiguo Testamento, nunca hemos hecho un estudio sistemático de la Biblia en general.

Lo compartimos, no sin lamentarnos, pues no consideramos en modo alguno que esto digno de imitar. ¡Cuánto hubiéramos querido descubrir antes el amor de Dios con la intensidad que hoy lo percibimos!

Creemos necesario confesar que es muy limitado nuestro conocimiento de las Escrituras, no porque hayamos querido ignorarlas a propósito, sino que a impulsos del Espíritu Santo, nos aferramos a la lectura y reflexión de los Evangelios, encontrando en ellos una fuente inagotable de luz, verdad y vida.

De modo que fueron catorce las generaciones desde Abraham a David; otras catorce desde David hasta la deportación a Babilonia, y catorce más desde esta deportación hasta el nacimiento de Cristo.

(6) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...

Testimonio que nos ayuda a conocer una dolorosa realidad

testimonio_aborto

Testimonio sobre el aborto, un crimen atroz

Debemos empezar reconociendo, lo que es evidente, que para Dios no hay nada imposible. Y, como se suele decir, Dios escribe derecho sobre líneas torcidas. Nada se le escapa, por eso, donde abundó el pecado, sobre abundó la Gracia.

La historia que compartimos en nuestro video de hoy es la de una joven que llegó a las horrorosas profundidades del sub mundo del crimen, de crueles mafias dedicadas al más atroz y despiadado de los negocios: el aborto.

No hay manera de justificar ningún crimen. Pero el solo hecho de pensar que pueden existir seres humanos capaces de matar a nuestro congénere más indefenso, peor que si se tratara de una alimaña, es algo que debe llevarnos a la indignación y al rechazo.

(16) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...
diciembre 16, 2016

Dan testimonio de mí

Oremos:

Padre Santo, danos perseverancia para seguirte y dar testimonio de tu amor con nuestras obras, para mantenernos firmes aun entre las peores dificultades…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en Sigue leyendo

Seguir leyendo...

Dan testimonio de mí

…porque las obras que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado.

Texto del evangelio Jn 5,33-36

33. Ustedes mandaron enviados donde Juan, y él dio testimonio de la verdad.
34. No es que yo busque testimonio de un hombre, sino que digo esto para que se salven.
35. Él era la lámpara que arde y alumbra y ustedes quisieron recrearse una hora con su luz.
36. Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan; porque las obras que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado.

Reflexión: Jn 5,33-36

juan-5-36

Juan 5,33-36 dan testimonio de mí

No perdamos nuestro tiempo en discursos inútiles. Podemos hablar con una elocuencia asombrosa, sin embargo, si no tenemos obras, de nada sirven. No se trata de proclamar tan solo de palabra, son nuestros actos los que deben gritar nuestra fe.

Vivimos tiempos difíciles, en los que parece que todo es llano y parejo. Todos andamos por el mundo evidenciando nuestras tibias convicciones. Acusamos al más ladrón, al peor político, al más cínico, al más mentiroso, al peor asesino.

Es decir, nos hemos acostumbrado tanto al mal, que hemos generados gradualidades para condenarlo. Así, se puede ser perjuro, pero no tanto. Se puede ser corrupto, pero no al extremo. Se admite el adulterio, pero a condición que no sea tan escandaloso.

…porque las obras que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado.

(11) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...
diciembre 15, 2016

Una nueva Iglesia debe impulsar a un nuevo mundo

nuevo_mundo

Nueva Iglesia para un nuevo mundo

Muchos somos los fieles que tenemos la impresión que es preciso profundizar los cambios que den como resultado una nueva Iglesia. Pero no somos solo los fieles, sino amplios sectores entre los religiosos e incluso el Papa Francisco.

No otro es el espíritu de la Exhortación Apostólica “La alegría del Evangelio” con la que el Señor nos obsequió al principio del Pontificado del Papa Francisco. Todo lo que allí se dijo conviene recordarlo de vez en cuando, ya que los cambios que allí se proponen son necesarios y urgentes.

Vivimos en un sistema caduco, que no solamente no funciona, sino que funciona mal y por lo tanto es causa de muchas injusticias y muertes, que las padecen especialmente los más pobres y marginados.

(10) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...
diciembre 15, 2016

El más pequeño en el Reino de Dios

Oremos:

Padre Santo, danos la capacidad para entender que el Reino de Dios no es un espacio físico, ni una comarca, sino un modo de vida en el que Dios ocupa el Sigue leyendo

Seguir leyendo...

El más pequeño en el Reino de Dios

Entre los nacidos de mujer no hay ninguno mayor que Juan; sin embargo el más pequeño en el Reino de Dios es mayor que él.

Texto del evangelio Lc 7,24-30

24. Cuando los mensajeros de Juan se alejaron, se puso a hablar de Juan a la gente: «¿Qué salieron a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento?
25. ¿Qué salieron a ver, si no? ¿Un hombre elegantemente vestido? ¡No! Los que visten magníficamente y viven con molicie están en los palacios.
26. Entonces, ¿qué salieron a ver? ¿Un profeta? Sí, les digo, y más que un profeta.
27. Este es de quien está escrito: He aquí que envío mi mensajero delante de ti, que preparará por delante tu camino.
28. «Les digo: Entre los nacidos de mujer no hay ninguno mayor que Juan; sin embargo el más pequeño en el Reino de Dios es mayor que él.
29. Todo el pueblo que le escuchó, incluso los publicanos, reconocieron la justicia de Dios, haciéndose bautizar con el bautismo de Juan.
30. Pero los fariseos y los legistas, al no aceptar el bautismo de él, frustraron el plan de Dios sobre ellos.

Reflexión: Lc 7,24-30

lucas-7-28

Lucas 7,24-30 el más pequeño en el Reino de Dios

En este período de Adviento, ya tan próximo a Navidad es importante que reflexionemos en esta realidad crucial y fundamental de Jesús: su nacimiento entre los pobres. Así lo dispuso Dios. Hay en ello toda una pedagogía que tenemos que entender.

No basta con repetir que Jesús nació en un pesebre. Debemos esforzarnos en vivenciar esta realidad y hacerla reconocer y vivir a los niños y jóvenes. No hay vergüenza en ello, sino todo lo contrario. Dios eligió para Su Hijo esta situación.

Seamos francos, según nuestros criterios, ¿no parece disparatada esta decisión de Dios? Claro, la aceptamos, porque si Dios en su Infinita Sabiduría escogió eso, Él tendrá sus razones. ¿Basta con eso? ¿No tendríamos que preguntarnos qué consecuencias podría tener esto para nuestras vidas?

Entre los nacidos de mujer no hay ninguno mayor que Juan; sin embargo el más pequeño en el Reino de Dios es mayor que él.

(25) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...