Texto del evangelio Mt 10,7-15 – el obrero merece su sustento

7. Vayan proclamando que el Reino de los Cielos está cerca.
8. Curen enfermos, resuciten muertos, purifiquen leprosos, expulsen demonios. Gratis lo recibieron; denlo gratis.
9. No se procuren oro, ni plata, ni calderilla en sus fajas;
10. ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; porque el obrero merece su sustento.
11. «En la ciudad o pueblo en que entren, infórmense de quién hay en él digno, y quédense allí hasta que salgan.
12. Al entrar en la casa, salúdenla.
13. Si la casa es digna, llegue a ella su paz; mas si no es digna, su paz se vuelva a ustedes.
14. Y si no los reciben ni se escuchan sus palabras, salgan de la casa o de la ciudad aquella sacudiendo el polvo de sus pies.
15. Yo les aseguro: el día del Juicio habrá menos rigor para la tierra de Sodoma y Gomorra que para aquella ciudad.

Reflexión: Mt 10,7-15

El Señor sigue dando instrucciones y disponiendo estrategias para la Evangelización. Son varias las recomendaciones que nos hace en este pasaje, que en realidad giran en torno a la fe de la que tenemos que estar revestidos, ya que es la única garantía de un correcto proceder. Sin ella no podemos emprender esta misión; en cambio, apoyados ciegamente en ella, todo será ordenado adecuadamente, porque será el mismísimo Dios quien nos encaminará a hacer Su Voluntad. Después de todos es eso lo que pretendemos. Nosotros somos meros instrumentos en sus manos. Él nos dice qué hacer, cómo, cuándo y dónde. Nosotros debemos dejarnos llevar. Por lo tanto, lo que hagamos será lo que Él ha dispuesto. Si ello trae bendiciones, curaciones, bienestar, no será por lo que hayamos hecho o dejado de hacer, sino por lo que Él ha dispuesto, de tal modo que no hay ningún motivo para vanagloriarnos, ni exigir recompensa alguna. Todo lo que somos y poseemos es suyo, así que Él puede disponer como lo considere necesario: gratis lo recibimos, gratis debemos darlo. ¿Por qué tienes tan buena salud, si no es para compartirla con los demás? ¿Por qué eres tan culto, tan juicioso, tan recto, tan resuelto, sino es para actuar de este modo y ser ejemplo a tus hermanos más débiles? No se trata entonces de ver cómo obtenemos mayor provecho de cuanto tenemos para nuestro beneficio, sino de ver cómo podemos aplicarlo para mayor Gloria de Dios, en función del Reino. Estamos aquí para servir, preferencialmente a los más pobres, humildes y necesitados. Esta debe ser nuestra labor de cada día y no porque así nos lo propongamos, sino porque así lo dispondrá Dios, si nos dejamos llevar. Afrontemos cada nuevo día con fe, haciéndonos instrumentos en sus sabias y delicadas manos. No se procuren oro, ni plata, ni calderilla en sus fajas; ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; porque el obrero merece su sustento.

(78) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...

Texto del evangelio Mt 10,1-7 – el Reino de los Cielos está cerca

1. Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia.
2. Los nombres de los doce Apóstoles son éstos: primero Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan;
3. Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo el publicano; Santiago el de Alfeo y Tadeo;
4. Simón el Cananeo y Judas el Iscariote, el mismo que le entregó.
5. A estos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: «No tomen camino de gentiles ni entren en ciudad de samaritanos;
6. diríjanse más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel.
7. Vayan proclamando que el Reino de los Cielos está cerca.

Reflexión: Mt 10,1-7

El Señor convoca y reúne a sus discípulos para luego enviarlos a una misión específica, para la cual han de tener en cuenta algunas instrucciones, a fin de cumplir con ella y lograr los resultados esperados. Nos parece importante en nuestra vida, oír y tener en cuenta estas recomendaciones, porque están orientadas a lograr nuestro propósito con la mayor eficacia posible, evitando pérdidas de tiempo en situaciones que podrían evitarse, a las que no vale la pena enfrentarse, mientras se pueda. Es decir, hay una estrategia a tener en cuenta y desarrollar. Para comprenderla mejor tal vez debíamos dedicar un tiempo a estudiar y razonar algunos rasgos característicos de las 3 colectividades en mención: los gentiles, los samaritanos y las ovejas perdidas de la casa de Israel. Pensemos en este pasaje, porque aunque a muchos pase desapercibido, causa polémica y de esta se valen los que aun ahora buscan confundirnos, denigrando a Jesús y tergiversando consciente o inconscientemente sus palabras, con el propósito de brindar argumentos para rechazarlas o desistir de ellas a quienes en realidad las buscan…diríjanse más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Vayan proclamando que el Reino de los Cielos está cerca.

(49) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...

Texto del evangelio Mt 9,32-38 – proclamando la Buena Nueva del Reino

32. Salían ellos todavía, cuando le presentaron un mudo endemoniado.
33. Y expulsado el demonio, rompió a hablar el mudo. Y la gente, admirada, decía: «Jamás se vio cosa igual en Israel.»
34. Pero los fariseos decían: «Por el Príncipe de los demonios expulsa a los demonios.»
35. Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia.
36. Y al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor.
37. Entonces dice a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros pocos.
38. Rueguen, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.»

Reflexión: Mt 9,32-38

Hay tanto por hacer y tan pocos operarios, esta es la sensación que invade a Jesús, por esos nos exhorta a pedir al Dueño de la mies a que envíe más obreros. Hay tatas ideas fundamentales en este texto, que cuesta quedarse con una y por ello normalmente dejamos pasar algunas desapercibidas, como por ejemplo la del Dueño. No se trata tan solo de una expresión dicha sin más. Jesucristo está hablando con propiedad y en cada Palabra suya nos devela el misterio de Dios y la Creación. Sabemos que es nuestro Padre, que nos ha creado por amor y que por lo tanto quiere lo mejor para nosotros, lo que más nos conviene, como es: la Vida Eterna. Todo esto lo sabemos, pero aquí hay un rasgo adicional, Dios es el Dueño, es decir el que dispone, ordena y hace lo que quiera con su propiedad. Hemos de tomar conciencia de esta realidad tan rotunda. El Universo con todo lo que contiene, incluyéndonos, es Su Creación. Todo lo hizo por Su Voluntad y todo ha sido trazado conforme a Su Sabiduría y sigue Sus Criterios, Leyes y Disposiciones. Siendo Bueno, como dice el libro de Génesis, todo lo ha hecho Bien. Todo tiene un sentido armónico en esta obra infinita, incluyendo nuestras propias vidas, de donde podemos deducir que lo propio es descubrir y ajustarnos a Su Voluntad, que esta será siempre la que prevalezca y por lo tanto lo mejor para nosotros. Si somos coherentes debemos concluir que hacer la contra será siempre un disparate de consecuencias incalculables y desastrosas, lo que lamentablemente ha ocurrido mucho en nuestro mundo, tal como las evidencias lo delatan. Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia.

(44) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...

Texto del evangelio Mt 9,18-26 – me salvaré

18. Así les estaba hablando, cuando se acercó un magistrado y se postró ante él diciendo: «Mi hija acaba de morir, pero ven, impón tu mano sobre ella y vivirá.»
19. Jesús se levantó y le siguió junto con sus discípulos.
20. En esto, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años se acercó por detrás y tocó la orla de su manto.
21. Pues se decía para sí: «Con sólo tocar su manto, me salvaré.»
22. Jesús se volvió, y al verla le dijo: «¡Animo!, hija, tu fe te ha salvado.» Y se salvó la mujer desde aquel momento.
23. Al llegar Jesús a casa del magistrado y ver a los flautistas y la gente alborotando,
24. decía: «¡Retirense! La muchacha no ha muerto; está dormida.» Y se burlaban de él.
25. Mas, echada fuera la gente, entró él, la tomó de la mano, y la muchacha se levantó.
26. Y la noticia del suceso se divulgó por toda aquella comarca.

Reflexión: Mt 9,18-26

Con distintas palabras, es el mismo suceso que en días pasados nos narraba Marcos, visto por los ojos de Mateo. Así lo primero a tener en cuenta es este detalle precisamente, que tenemos cuatro narraciones realizadas por 4 evangelistas, que por lo tanto son distintas en algunos aspectos, más no en lo fundamental, a saber, dar testimonio del nacimiento, vida, muerte y resurrección del Señor Jesucristo, nuestro Salvador, Hijo de Dios Padre, enviado para redimirnos del pecado, lo que en efecto hizo. Cuatro historias que con diversos matices nos hablan del mismo y único Dios. Cuatro historias escritas casi en simultáneo, sin duda inspiradas por el Espíritu Santo, para que nos sirvieran a las generaciones venideras como testimonio de aquel acontecimiento central, único en la historia de la humanidad. Nosotros dejamos a los especialistas y eruditos la distinción –que existe-, entre cada uno de los evangelios, bastándonos constatar que no existe contradicción y que los cuatro dan claro testimonio de Jesús, de los hechos más relevantes de los Su vida pública, transmitiendo fielmente la Revelación que nos trae Jesús, que desde hace 2mil años alumbra el Camino de la humanidad hacia el encuentro definitivo con Dios Padre en el Reino de los Cielos, dónde por Su Voluntad alcanzaremos la Vida Eterna. Pues se decía para sí: «Con sólo tocar su manto, me salvaré.» Jesús se volvió, y al verla le dijo: «¡Animo!, hija, tu fe te ha salvado.» Y se salvó la mujer desde aquel momento.

(31) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...

Texto del evangelio Mc 6,1-6 – quedaba maravillada

1. Salió de allí y vino a su patria, y sus discípulos le siguen.
2. Cuando llegó el sábado se puso a enseñar en la sinagoga. La multitud, al oírle, quedaba maravillada, y decía: «¿De dónde le viene esto? y ¿qué sabiduría es ésta que le ha sido dada? ¿Y esos milagros hechos por sus manos?
3. ¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?» Y se escandalizaban a causa de él.
4. Jesús les dijo: «Un profeta sólo en su patria, entre sus parientes y en su casa carece de prestigio.»
5. Y no podía hacer allí ningún milagro, a excepción de unos pocos enfermos a quienes curó imponiéndoles las manos.
6. Y se maravilló de su falta de fe. Y recorría los pueblos del contorno enseñando.

Reflexión: Mc 6,1-6

Jesús, haciendo gala de su sabiduría, nos confronta con nuestra propia naturaleza. Qué dispuestos estamos a oír a quienes no conocemos y en cambio nos impacientamos y no toleramos que venga a enseñarnos alguien que conocemos. Nos resistimos a brindar oídos y crédito a un coterráneo cuyos origen, padres y familiares identificamos, más cuanto más encumbrados estamos. ¿Quién es este para enseñarnos lo que sea? Así, ni si quiera le escuchamos, aunque finjamos prestar mucha atención. Llegamos a una edad en la que creemos que todo lo sabemos, en que creemos que tenemos respuestas para todo y poco o nada nos asombra, mucho menos el discurso de un “don nadie” que no ha tenido el éxito que nosotros en la vida y que todo el mundo sabe que es un pobre pelagatos. ¿De dónde le va a venir de un momento a otro la sabiduría? Estos son algunos de los prejuicios con los que lamentablemente choca la Palabra de Dios y la Evangelización. Así, ha de ser muy humilde un religioso o religiosa para bajarse del pedestal en el que él mismo se pone en complicidad con la feligresía de su templo, para escuchar las críticas o recomendaciones de un laico, mucho menos aún si es alguien que conoce desde niño porque es miembro de la parroquia. ¿Qué puede enseñarle? ¿En qué puede instruirlo? De este modo tenemos instaladas en muchas parroquias una relación vertical, en la que el párroco dispone qué y cómo se hace, sin atender a nadie más y los demás acatan. ¿No será esa una de las causas –imperceptibles para los párrocos-, por las que cada vez hay menor asistencia y participación en los templos? Cuando llegó el sábado se puso a enseñar en la sinagoga. La multitud, al oírle, quedaba maravillada, y decía: «¿De dónde le viene esto? y ¿qué sabiduría es ésta que le ha sido dada? ¿Y esos milagros hechos por sus manos?

(12) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...

Texto del evangelio Mt 9,14-17 – el vino nuevo se echa en pellejos nuevos

14. Entonces se le acercan los discípulos de Juan y le dicen: «¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos, y tus discípulos no ayunan?»
15. Jesús les dijo: «Pueden acaso los invitados a la boda ponerse tristes mientras el novio está con ellos? Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán.
16. Nadie echa un remiendo de paño sin tundir en un vestido viejo, porque lo añadido tira del vestido, y se produce un desgarrón peor.
17. Ni tampoco se echa vino nuevo en pellejos viejos; pues de otro modo, los pellejos revientan, el vino se derrama, y los pellejos se echan a perder; sino que el vino nuevo se echa en pellejos nuevos, y así ambos se conservan.»

Reflexión: Mt 9,14-17

El Señor nos trata con mucha delicadeza. La figura del novio a la que hace alusión para referirse a Él con respecto a nosotros es de un alcance emocional muy profundo. El Señor nos conoce muy bien, por eso no se le escapa la tradicional importancia que tiene un novio en una boda, más aun en aquel tiempo, en que la mujer era sumisa y tenida casi como un ser de segunda clase. Si el Señor es el novio, nosotros, su Iglesia somos la novia. Obviamente la connotación sexual que ahora damos a estas figuras es muy distinta a la de entonces, pero no deja de referirse a la unidad indisoluble que forma una pareja en el matrimonio. Cristo será el esposo y la Iglesia, su fiel esposa. De aquí nace la relación profunda e indivisible que formamos con Cristo: Él la cabeza y nosotros el cuerpo. Estamos unidos por el amor, de un modo íntimo, profundo, indestructible. La unión es además voluntaria y férrea, como es la unión de dos esposos que se aman y que son capaces de darlo todo el uno por el otro. Una unión Santa y Bendecida por Dios. ¿Por qué tendrían que ayunar los discípulos de Jesucristo mientras Él estaba con nosotros. Cuando está el novio presente en la boda, lo propio es la alegría desbordante, la euforia. La risa, el afecto, la dicha, los bailes, la disipación. Así, la respuesta que da Jesús, el Hijo de Dios a los discípulos de Juan habría de parecerles desconcertante, como hasta ahora nos suena a muchos de nosotros. ¡Cómo es que Jesús enfatiza el amor, sin ningún reparo ni reserva! Jesús nos está diciendo que nos ama profundamente y que si nosotros le amaramos igual, tendríamos que estar alegres y felices que esté con nosotros. ¡Qué sentido tendría estar con las caras largas mientras Él está con nosotros! Ni tampoco se echa vino nuevo en pellejos viejos; pues de otro modo, los pellejos revientan, el vino se derrama, y los pellejos se echan a perder; sino que el vino nuevo se echa en pellejos nuevos, y así ambos se conservan.»

(54) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...

Texto del evangelio Jn 20,24-29 – Porque me has visto has creído

24. Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»
25. Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré.»
26. Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y Tomás con ellos. Se presentó Jesús en medio estando las puertas cerradas, y dijo: «La paz con ustedes.»
27. Luego dice a Tomás: «Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente.»
28. Tomás le contestó: «Señor mío y Dios mío.»
29. Dícele Jesús: « Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído.»

Reflexión: Jn 20,24-29

El reto que tenemos por delante es llegar efectivamente a creer, sin ver. Lo primero que tenemos que decir al respecto es que esta es una Gracia que Dios concede; no podremos alcanzarla, si Él no nos lo concede. Por lo tanto hemos de pedir constante y frecuentemente esta Gracia. ¿Por qué habríamos de hacerlo? Porque queremos que Dios nos permita ver lo que para tantos es evidente, lo que motivó tantos sacrificios, hasta llegar a la muerte, no solo de tantos santos y mártires, sino del mismo Jesús, que murió en la cruz por nosotros. Queremos saber qué, quién, por qué, cómo y que implicancias ha de tener todo eso en nuestras vidas, porque no estamos contentos con dejar pasar el tiempo y la vida, hasta que cuando menos los pensemos, nos pille la muerte. Creemos que la vida debe tener algún sentido. Por alguna razón estamos aquí. ¿Cuál es? Oímos tanto, nos dicen tanto. A quién creer y por qué. A quién seguir. ¿Qué hacer? ¿Quién puede asegurarnos que optamos por el camino correcto y que al final de la vida quedaremos satisfechos? Estas son todas interrogantes razonables, sinceras, válidas. Es que no podemos vivir al ritmo que sopla el viento, como veletas, sin saber de dónde venimos y a dónde vamos. Es preciso tener un norte y si no lo elegimos y lo ponemos nosotros, alguien lo elegirá y pondrá por nosotros. Queremos acertar. No queremos pasar deambulando toda nuestra vida para finalmente descubrir que estábamos errados. Dícele Jesús: « Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído.»

(39) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...

Texto del evangelio Mt 9,1-8 – tus pecados te son perdonados

1. Subiendo a la barca, pasó a la otra orilla y vino a su ciudad.
2. En esto le trajeron un paralítico postrado en una camilla. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: «¡ Ánimo!, hijo, tus pecados te son perdonados.»
3. Pero he aquí que algunos escribas dijeron para sí: «Este está blasfemando.»
4. Jesús, conociendo sus pensamientos, dijo: «¿Por qué piensan mal en sus corazones? ¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir:
5. “Levántate y anda”?
6. Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados – dice entonces al paralítico -: “Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”.»
7. Él se levantó y se fue a su casa.
8. Y al ver esto, la gente temió y glorificó a Dios, que había dado tal poder a los hombres.

Reflexión: Mt 9,1-8

Hay Gracias que recibimos de Dios todos los días y que sin embargo no son tan evidentes, por lo tanto, tendemos a darlas por descontadas y ni si quiera valorarlas. Con frecuencia viene a nuestra mente el estar atravesando el Universo a una velocidad de vértigo y sin que ello dependa de ninguno de los 7mil millones de habitantes que hay en el planeta. ¿Cómo no nos detenemos o nos estrellamos? ¿Puede pasar en cualquier momento? Sí, es cierto, pero por qué no ha pasado en los miles de millones de años que tenemos de existencia. ¿Por qué sí ha ocurrido en muchísimos otros lugares de la galaxia, incluso en nuestro vecindario y no ha ocurrido con nuestro hermoso planeta azul? ¿Qué tenemos de especial para que hayamos surgido aquí y solo aquí, esta raza de seres únicos, capaces de tantos prodigios y al mismo tiempo tan insignificantes comparados tan solo con el Sistema Solar? ¿Qué de extraordinario hicimos para que la vida se dé aquí? ¿No hicimos nada? ¿No es un premio? ¿No lo merecíamos? Es un misterio para el que la ciencia -nuestra pobre ciencia-, viene promulgando teorías desde hace muchísimo tiempo, sin poderlas comprobar de modo definitivo. Pura especulación, porque nuestra ciencia –por más avanzada-, todavía es limitada. En esto le trajeron un paralítico postrado en una camilla. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: «¡ Animo!, hijo, tus pecados te son perdonados.»

(48) vistas

Sigue leyendo
Seguir leyendo...