Mateo 8,5-11 – Una palabra tuya

diciembre 4, 2017

Una palabra tuya

Para cambiar radicalmente nuestras vidas tan solo es necesario que Jesucristo lo consienta. Una palabra tuya bastará para salvarnos. ¿Quién tiene semejante poder? Solo Dios. Eso es lo que hoy nos recuerda el evangelio de San Mateo 8,5-11 y es nada menos que un soldado romano, es decir un gentil, un pagano, un ignorante de la doctrina de la Iglesia y de los Evangelios el que nos viene a mostrar en qué consiste la verdadera fe.

Una palabra tuya

Una palabra tuya

El Señor se vale de este episodio para darnos una verdadera lección; una lección que debía cambiar nuestra forma de ver y entender nuestra religión. Hay algo de sentido común en todo esto. El hombre, por su propia naturaleza, porque ha sido creado por Dios, es capaz de intuir y reconocer su alcance, sin necesidad que nadie se lo explique.

El significado de Dios no requiere más explicaciones. Dios, sin importar de donde provengamos, ni que costumbres o conocimientos tengamos es el Todopoderoso, el Ser Supremo del Universo con poder sobre todo. Eso es lo que implícitamente reconoce el Centurión y nos atrevemos a decir que sería lo que cualquiera con sentido común y tres dedos de frente tendría que reconocer.

Claro, hay que ser suficientemente humilde para hacerlo. Y sobre todo, hay que abandonar la soberbia y la necedad. Así, es admirable la ecuanimidad, coherencia y sencillez de este oficial, que lo lleva a tener esta fe ciega. Lo que había oído y visto era suficiente para comprender con quién estaba hablando. ¿Por qué para muchos de nosotros no es igual?

 

(5) vistas

Deja un comentario