Mateo 23,1-12 – el servidor de todos

Agosto 20, 2016

El más grande entre ustedes se hará el servidor de todos. Porque el que se pone por encima, será humillado, y el que se rebaja, será puesto en alto.

Texto del evangelio Mt 23,1-12 – el servidor de todos

01. Entonces Jesús habló tanto para el pueblo como para sus discípulos:
02. «Los maestros de la Ley y los fariseos han ocupado el puesto que dejó Moisés.
03. Hagan y cumplan todo lo que ellos dicen, pero no los imiten, porque ellos enseñan y no practican.
04. Preparan pesadas cargas, muy difíciles de llevar, y las echan sobre las espaldas de la gente, pero ellos ni siquiera levantan un dedo para moverlas.
05. Todo lo hacen para ser vistos por los hombres. Miren esas largas citas de la Ley que llevan en la frente y los largos flecos de su manto.
06. Les gusta ocupar los primeros lugares en los banquetes y los asientos reservados en las sinagogas.
07. Les agrada que los saluden en las plazas y que la gente los llame Maestro.
08. Lo que es ustedes, no se dejen llamar Maestro, porque no tienen más que un Maestro, y todos ustedes son hermanos.
09. No llamen Padre a nadie en la tierra, porque ustedes tienen un solo Padre, el que está en el Cielo.
10. Tampoco se dejen ustedes llamar Guía, porque ustedes no tienen más Guía que Cristo.
11. El más grande entre ustedes se hará el servidor de todos.
12. Porque el que se pone por encima, será humillado, y el que se rebaja, será puesto en alto.

Reflexión: Mt 23,1-12

mateo-23-11

Mateo 23,1-12 el servidor de todos

Nuestra actitud siempre ha de ser distinta a la de los fariseos y maestros de la ley. No se trata de aparentar, ni de buscar distinciones. Cuántos hay entre nosotros que no toleramos que alguien deje de llamarnos por el nivel profesional o el título que nos distingue.

Disfrutamos restregando nuestros títulos a los más humildes. Sin embargo tenemos un comportamiento pedante, antipático, poco educado y prepotente, que deja mucho que desear.

Lo peor es que muchas veces este tipo de comportamiento proviene de aquellos que ocupan los más altos cargos en nuestra sociedad. Se sacan en cara su mala educación, sin embargo ambos son pedantes y no tienen el menor reparo en engañar y sostener sus mentiras públicamente, con un cinismo que no puede menos que desmoralizar.

El más grande entre ustedes se hará el servidor de todos. Porque el que se pone por encima, será humillado, y el que se rebaja, será puesto en alto.

Hay muchos ejemplos de este tipo de comportamiento en nuestra sociedad, siendo lo peores los que provienen de personajes políticos que ocupan altos cargos al servicio del estado, que, estando en la mira de todo el público son capaces de sostener las mentiras más grotescas, con tal de no admitir aquello de los que se les acusa.

La riqueza y el poder son nuestra mayor tentación y con tal de no perder un solo gramo de todo lo que hemos acumulado, somos capaces de negar la ley de gravedad. Incluso de llegar a cometer crímenes con tal de ocultar la verdad.

En Argentina tenemos el tristemente célebre caso Nissman, que teniendo todas las pruebas para denunciar por graves delitos al Régimen de Cristina Fernández, murió misteriosamente asesinado un día antes. O, como en Perú, en que un operario de apellido Fasabi murió misteriosamente en el entorno presidencial cuando se investigaban las negadas agendas de Nadine, la esposa del Presidente, que luego terminaría por reconocer.

El más grande entre ustedes se hará el servidor de todos. Porque el que se pone por encima, será humillado, y el que se rebaja, será puesto en alto.

Nada le duele más al soberbio que le arrebaten la concentración de poder a la que se aferra. No es otra cosa lo que ocurre en Venezuela con Maduro y sus allegados. Eso mismo pasó con Alberto Fujimori en Perú a fines de los noventa, quién finalmente fue a dar a la cárcel.

En medio de estos tira y afloja está el pueblo, que queda pasmado al ver tanta podredumbre y falta de respeto a principios elementales. Al final, el mal ejemplo cunde y este tipo de comportamiento cínico e inmoral empieza a replicarse en todos los niveles de la sociedad.

La grave descomposición social que viven muchos de nuestros pueblos es precisamente el resultado de regímenes autoritarios y corruptos, que no han tenido el menor escrúpulo en saltarse a garrocha toda clase de principios y normas básicas de comportamiento social.

El más grande entre ustedes se hará el servidor de todos. Porque el que se pone por encima, será humillado, y el que se rebaja, será puesto en alto.

Ser cristianos es hacer lo que el Señor Jesucristo nos manda y no hay forma de hacerlo si no es yendo contra la corriente. No podemos adecuarnos y adaptarnos a donde sopla el viento, haciendo lo que la mayoría considera que está bien o es correcto.

Para ser cristiano hemos de amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. No hay forma de cumplir con estos dos mandamientos si seguimos y hacemos lo que todos. No podemos ser mentirosos, hipócritas e inmorales tan solo para proteger nuestros intereses.

Ser cristianos exige cambiar radicalmente nuestro proceder y actitud frente a la vida, es decir, no buscar la fama o el poder, ni buscar que nos sirvan, sino servir al Señor, sirviendo a nuestros hermanos. Nuestros tesoros, nuestros móviles, nuestros objetivos son otros.

No es cuestión de adaptarnos para quedar bien con los poderosos, ni condescender con la inmoralidad y la mentira para mantener nuestra situación social o económica. Nosotros debemos poner a Dios en primer lugar, lo que debe manifestarse en cada uno de nuestros actos de la vida cotidiana.

El más grande entre ustedes se hará el servidor de todos. Porque el que se pone por encima, será humillado, y el que se rebaja, será puesto en alto.

Oremos:

Padre Santo, danos fe y valor para seguirte cada instante de nuestras vidas, amándote por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

mateo-23-01-12-2016-08-20

Mateo 23,1-12 el servidor de todos

(37) vistas

Deja un comentario