Mateo 15,29-37 – Comieron todos

diciembre 6, 2017

Comieron todos

Cuando leemos este pasaje del Evangelio de Mateo 15,29-37 nos enfrentamos a un milagro en toda regla. De siete panes y unos peces comieron todos hasta saciarse. Encima recogieron siete canastos llenos con las sobras. ¿Qué es esto sino un de los tantos milagros obrados por Jesucristo?

Comieron todos

Comieron todos

Frente a los milagros narrados en los evangelios tenemos siempre la opción de creer o no creer. Depende de nosotros.Cuando decidimos no creer casi siempre es porque no conocemos en realidad a Jesucristo. Argumentamos como prueba suficiente para no creer en ellos, que se trata de historias fabulosas, propias de la fantasía, de un pueblo pastoril e ignorante. Este razonamiento es fácil, rápido y simple.

Nada de esto nos parece importante para creer en Jesucristo. Lo descartamos a cambio de ponderar positivamente sus actitudes humanas. Lo admiramos por justo, solidario, pacífico y otra serie de atributos dignos de un ser humano admirable y ejemplar. Hacemos abstracción de su divinidad, descartándola porque nos parece fuera del sentido común.

Y, sin embargo no reparamos en que nada existiría en realidad, si tuviera que ajustarse a nuestro pobre sentido común. No habrían planetas, estrellas, ni lagos, ni ríos, ni plantas, ni animales y ni si quiera el ser humano si no hubiera sido por la Voluntad de Dios. Fue Él quien lo hizo todo y lo hizo bien. Si somos honestos, si buscamos la Verdad, tendremos que concluir en que solo Él, su Voluntad, explica todo lo existente. Sin Él no habría nada.

Él nos ha puesto en el medio de esta Creación y tiene un Plan para nosotros, porque nos ama. Él quiere que seamos felices, que alcancemos la plenitud y vivamos eternamente. ¿Por qué? Por amor. Porque Él así lo quiere. No por mérito alguno nuestro. Él se ocupa de nosotros y nos guía para alcanzar este propósito, que es lo mejor que podría sucedernos. Sin embargo, porque nos ha creado libres, podemos rechazarlo y perdernos para siempre. Depende de nosotros.

 

(9) vistas

Deja un comentario