Mateo 11,20-24 – Sodoma será tratada con menos rigor

Julio 12, 2016

Por eso les digo que, en el día del Juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que ustedes.

Texto del evangelio Mt 11,20-24 – Sodoma será tratada con menos rigor

20. Entonces Jesús comenzó a reprochar a las ciudades en que había realizado la mayor parte de sus milagros, porque no se habían arrepentido:
21. «¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y Sidón se hubiesen hecho los milagros que se han realizado en ustedes, seguramente se habrían arrepentido, poniéndose vestidos de penitencia y cubriéndose de ceniza.
22. Yo se lo digo: Tiro y Sidón serán tratadas con menos rigor que ustedes en el día del juicio.
23. Y tú, Cafarnaúm, ¿subirás hasta el cielo? No, bajarás donde los muertos. Porque si los milagros que se han realizado en ti, se hubieran hecho en Sodoma, todavía hoy existiría Sodoma.
24. Por eso les digo que, en el día del Juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que ustedes.»

Reflexión: Mt 11,20-24

mateo-11-24

Mateo 11,20-24 Sodoma será tratada con menos rigor

El Señor nos lanza duros reproches por nuestra falta de Fe. Es fe lo que el mundo necesita para salvarse. Y es fe lo que el Señor se ha esforzado por suscitar en todos nosotros. Sn embargo, ¿cómo le respondemos?

Tal parece que nada de lo que ha hecho nos llamara la atención. Tendemos a banalizar y olvidar todo, como si nunca hubiera ocurrido. Peor aún, como si nos lo hubiéramos merecido, y por lo tanto no hubiera nada de extraordinario en ello.

Todos los cristianos y el pueblo católico en particular, hemos tenido una oportunidad única en nuestras vidas, para ponerlas en orden, al servicio del Señor y al servicio de nuestra propia salvación. ¿Qué hemos hecho?

Por eso les digo que, en el día del Juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que ustedes.

Esta ha de ser la pregunta que resuene hoy en nuestras conciencias, en nuestra reflexión. ¿Hemos asumido la responsabilidad de caminar y guiar a nuestros hermanos por la puerta estrecha? ¿O somos más bien de los que cayendo en las corrientes mundanas, nos hemos creado un Dios a nuestra imagen y semejanza?

Son graves estas acusaciones, es cierto, pero es que resulta imposible abstraernos de las tendencias a relativizarlo todo que parecen surgir por doquier, y especialmente en el seno de la Iglesia, disfrazadas de intelectualismo o modernidad.

Amplios sectores de los fieles católicos parecen haber sucumbido ante los cantos de sirena de la “new age”. Las prácticas espirituales y creencias orientales ejercen una gran influencia en los ámbitos modernos y son muchos los fieles laicos e incluso del clero, que se dejan arrastrar por estas nuevas formas, olvidando la fe y el amor de Dios Padre, del que somos herederos por Gracia de nuestro Señor Jesucristo.

Por eso les digo que, en el día del Juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que ustedes.

Con asombrosa ligereza descartamos lo nuestro, nuestra herencia, aquella que el mismo Cristo santificó, para asumir modos y formas importados de otras culturas, de otras civilizaciones.

No habiendo nada de malo en ellas, porque Dios en Su Infinita Misericordia ha querido manifestarse a todos los pueblos de todos los tiempos y de todos los rincones del orbe, debemos reconocer sin embargo los peligros que entraña adoptar otros modos, desechando los propios sin más.

El Señor Jesucristo se ha manifestado expresamente y de forma muy concreta y real a un Pueblo Escogido y cuando hubo llegado el tiempo. Ello no ha sido producto de la casualidad, sino el resultado de la aplicación de un Plan cuidadosamente concebido por Dios y no por hombre alguno.

Por eso les digo que, en el día del Juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que ustedes.

Dios ha irrumpido en la historia del mundo, en un tiempo y lugar dados, y no en ningún otro, para salvarnos. Que es Dios, el Único Dios, lo sabemos por sus propias manifestaciones, que hemos tenido el Privilegio de recibir y reconocer. ¡No podemos olvidarlo! ¡No podemos minimizarlo! ¡No podemos mimetizarlo, ni dejarnos engañar!

Mucho menos podemos prestarnos al engaño del Demonio que pretende hacer de aquella una más de las manifestaciones de Dios, “como las hay tantas en oriente y en los pueblos aborígenes de América, África u Oceanía”.

Jesucristo es el mismo, hoy y siempre, y en cualquier lugar del mundo. Jesucristo es Único. Él es el Hijo de Dios Vivo, que vino a Israel hace 2 mil años, para salvarnos. Es a este Dios vivo y misericordioso al que tenemos la obligación de amar, servir y presentar a la humanidad para la salvación de todos los que creen en Él.

Todo el género humano tiene esta oportunidad. Sin embargo, no todos se salvarán. Es preciso creer en Él. Es preciso arrepentirnos. ¡No hay otro Camino! ¡Hemos de presentarlo sin ambigüedades, sin restricciones, ni cortapisas! ¡A nosotros nos cabe esta responsabilidad!

Por eso les digo que, en el día del Juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que ustedes.

Oremos:

Padre Santo, danos la suficiente inteligencia y sensibilidad para valorar todo aquello que hemos tenido el privilegio de recibir de Tus santas manos y que pusiste a nuestro alcance gracias a la preciosísima sangre de Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Que sepamos apreciarlo, amarlo y transmitirlo a nuestros hermanos…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

mateo-11-20-24-2016-07-12

Mateo 11,20-24 Sodoma será tratada con menos rigor

Todas las ciudades son Sodoma y Gomorra

Compartimos este video sabiendo que presenta una cruda realidad, tal vez de un modo controversial, pero real, con la convicción que reúne y expone situaciones que estamos viviendo, sobre las cuales es preciso reflexionar y adoptar posición como cristianos, pues no podemos permaneces con la cabeza oculta, como el avestruz, simulando que nada de esto está ocurriendo, porque llegará el momento -y ya está pasando-, que nos tocará a cada uno de nosotros, a cada una de nuestras familias. En esto se juega la salvación de los nuestros y del mundo entero.

Por favor, se recomienda encarecidamente que este video no sea visto por niños, sino es con la compañía, asesoramiento y dirección de sus padres o de adultos. Y se pide perdón anticipado por cualquier imagen o mensaje que pudiera herir su sensibilidad. Este video no es católico. El único motivo porel cual lo comprato es porque, como dije en el párrafo anterior, reune una serie de situaciones en torno a las cuales debemos reflexionar.

Todas las ciudades son Sodoma y Gomorra

(68) vistas

Deja un comentario