Marcos 16,15-20 – El que crea y se bautice, se salvará

julio 14, 2016

Y les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará; el que se niegue a creer será condenado.

Texto del evangelio Mc 16,15-20 – El que crea y se bautice, se salvará

15. Y les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación.
16. El que crea y se bautice, se salvará; el que se niegue a creer será condenado.
17. Estas señales acompañarán a los que crean: en mi Nombre echarán demonios y hablarán nuevas lenguas;
18. tomarán con sus manos serpientes y, si beben algún veneno, no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y quedarán sanos.»
19. Después de hablarles, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
20. Ellos, por su parte, salieron a predicar en todos los lugares. El Señor actuaba con ellos y confirmaba el mensaje con los milagros que los acompañaban.

Reflexión: Mc 16,15-20

marcos-16-15

Marcos 16,15-20 El que crea y se bautice, se salvará

Tenemos una Misión. Es importante que nos enfoquemos en ella. Evitemos la dispersión y concentrémonos en ella, porque esta es la razón de la Evangelización.

Existen muchos peligros, demasiadas tentaciones que pugnan por sacarnos del Camino. Pero solamente una cosa es importante: salvarnos y salvar a nuestros hermanos.

Si logramos simplificar de este modo todas las razones y motivos para nuestras actividades y esfuerzos, y si nos empeñamos con todo lo que somos y tenemos por cumplirlo, estaremos contribuyendo al Plan de Dios y por lo tanto, estaremos haciendo Su Voluntad.

Y les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará; el que se niegue a creer será condenado.

Como pasamos de largo a veces por estos versículos y sin embargo aquí están encerradas todas las respuestas a nuestras interrogantes y lo que tendría que ser la razón de nuestras existencias, de aquí en adelante.

Jesucristo se hizo hombre y habitó entre nosotros tan solo para danos este mensaje. Luego vuelve al Cielo al lado de Dios Padre, no sin antes reiterarnos la urgencia de nuestra Misión y las condiciones para cumplirla.

Nuestra vida está amenazada. Es preciso salvarla. Con esa Misión envía Dios a Su Único Hijo. Es tan urgente e importante esta Misión, que Jesucristo –Hijo de Dios-, da Su propia Vida para Salvarnos. Muere en la cruz y al tercer día resucita, enseñándonos con su ejemplo el Camino de la Salvación: el amor.

Y les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará; el que se niegue a creer será condenado.

Es preciso que todo esto sea anunciado y conocido por la humanidad entera, porque solo el que crea y se bautice, se salvará. Creer – Bautizar – Salvar.

Para creer, hay que conocer. Todo cuanto tenemos que conocer está en la Biblia, empezando por los Evangelios. Esta es la Palabra de Dios que debemos oír y hacerla nuestra propia vida, empezando por Bautizarnos.

El que crea y sea bautizado, se salvará; el que se niegue a creer será condenado. Nuestra obligación, nuestra responsabilidad es que nadie deje de creer porque no se le presentó la Buena Nueva.

Y les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará; el que se niegue a creer será condenado.

La urgencia y la prioridad con que debemos obrar nos viene comunicada por dos situaciones. La primera, que Jesucristo mismo nos habla de salvación. No se trata de una opción más, sino que nuestras propias vidas están amenazadas. Corren peligro. La segunda, que la encontramos en los Evangelios, es -que esto es tan cierto-, que Él dio Su propia vida por salvarnos. Allí estriba la importancia.

La única alternativa para escapar del peligro que pende sobre nosotros, es la que Dios Misericordioso nos tiende: creer y bautizarnos. ¿Lo puedo hacer solo? No, porque una vez que crees y eres bautizado estás obligado a hacer lo que crees, esto es, la Voluntad de Dios. ¿Cuál es? Dar a conocer la Buena Nueva para que todos crean y se salven.

Que entendamos este mensaje de amor es tan importante, que Jesucristo dio Su propia vida por ello. ¿Por qué? Para que entendamos que Dios es nuestro Padre, que nos ama y quiere salvarnos, pero depende de nosotros. Hemos de creer y ser bautizados.

Dios ha intervenido en nuestra historia. Nosotros ¿cómo le respondemos?

Y les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará; el que se niegue a creer será condenado.

Oremos:

Padre Santo, te damos gracias por habernos enviado a Tu Hijo Jesucristo a salvarnos y te pedimos que aumentes nuestra fe, al punto de hacer de Tu Palabra la razón de nuestras existencias. Que no descansemos hasta estar nuevamente en Ti…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

marcos-16-15-20-2016-07-14

Marcos 16,15-20 El que crea y se bautice, se salvará

El Origen del Hombre, la Ciencia actual y la Biblia

(100) vistas

Imágenes Relacionadas:

Deja un comentario