Lucas 21,5-19 – no se alarmen

noviembre 13, 2016

Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin.

Texto del evangelio Lc 21,5-19 – no se alarmen

05. Y como algunos, hablando del Templo, decían que estaba adornado con hermosas piedras y ofrendas votivas, Jesús dijo:
06. «De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido».
07. Ellos le preguntaron» «Maestro, ¿cuándo tendrá lugar esto, y cuál será la señal de que va suceder?».
08. Jesús respondió: «Tengan cuidado, no se dejen engañar, porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: “Soy yo”, y también: “El tiempo está cerca”. No los sigan
09. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin».
10. Después les dijo: «Se levantará nación contra nación y reino contra reino.
11. Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en cielo.
12. Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre,
13. y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí.
14. Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa,
15. porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.
16. Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán.
17. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre.
18. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza.
19. Gracias a la constancia salvarán sus vidas.

Reflexión: Lc 21,5-19

lucas-21-09

Lucas 21,5-19 no se alarmen

Que el fin sobrevendrá, no hay duda. Pero no llegará de un momento a otro, sino que tardará. ¿Cuánto? No lo sabemos a ciencia cierta, porque el Señor no nos ha revelado fechas. Sin embargo si nos ha dado ciertas señales que lo anunciarán.

Los que creemos en el Señor no debíamos tener ningún temor. Tal como Él mismo nos anuncia, no se caerá ni un solo cabello de nuestra cabeza. ¿Cómo poder entender esta promesa, si todo el mundo, incluso nuestras familias estarán contra nosotros.

Esto solo es posible por el amor de Dios. Si estamos con Él no necesitamos nada más. Solo es precisa la constancia. No retroceder, ni prepararnos para hacer frente a quienes nos atacan. El Señor se hará cargo de nuestra defensa y pondrá en nuestra boca las palabras necesarias.

Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin.


El Señor nos prepara para soportar todo lo que se venga. Muchas cosas pasarán antes del fin. Nuestra percepción es que todas las calamidades de las que habla el Señor no tienen que ver necesariamente con el fin, como muchas veces interpretamos.

A decir de este texto, no necesariamente tenemos que concluir en que el fin será catastrófico. El Señor nos dice que antes pasarán todas estas cosas, y de hecho vienen pasando desde aquel entonces. ¿Cuantas guerras, terremotos y cataclismos han ocurrido en todos estos años?

¿Cuántas más ocurrirán antes que llegue el fin? Todas esas cosas pasarán y muchas ya han pasado. El fin llegará de todos modos, pero no sabemos cuándo. Lo que sí sabemos es que no debemos hacer caso a los tremendistas, ni debemos temer.

Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin.

Incluso nos parece un error concluir que en este texto el Señor quería darnos a entender cómo sería el fin, sin embargo eso es lo que muchos asumimos. Si nos detenemos y profundizamos nuestra reflexión, caeremos en cuenta que por el contrario el fondo es totalmente positivo y esperanzador.

Primero: no debemos temer. Segundo: pasarán muchas catástrofes y guerras, pero estas no son señales del fin, como algunos se esfuerzan en persuadirnos a creer. Tercero: el Señor específicamente nos pide que no les hagamos caso. ¿Qué más?

Antes nos perseguirán y llevarán a los tribunales, pero no debemos preparar defensa alguna, porque el mismo Señor nos dará la elocuencia necesaria, al punto que no podrán contradecirnos. Nos matarán, pero no caerá ni un solo cabello de nuestra cabeza ¿cómo es eso?

Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin.

Gracias a nuestra constancia salvaremos nuestras vidas. Es obvio que en este último caso el Señor está hablando de aquella integridad necesaria para alcanzar la Vida Eterna. De esta no podrán quitarnos ni un ápice, ni la menor porción, n si quiera tan insignificante como un cabello.

Aun con todos en contra, incluso nuestra familia, debemos seguir adelante, porque quien tiene a Dios, nada le falta. Solo Dios basta. ¿Ahora entendemos a Santa Teresa?

Todo lo que debemos hacer es perseverar. Esta es la Gracia que debemos pedir. Perseverar siempre en la misma línea con los ojos puesto en la Vida Eterna. Teniendo al Señor a nuestro lado nadie podrá contra nosotros.

Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin.

Oremos:

Padre Santo, Danos el valor, la confianza y la serenidad para a travesar por este mundo con nuestra mirada puesta firmemente en la promesas de nuestros Señor Jesucristo, de modo que prevalezca nuestra fe por sobre todo embate, hasta alcanzar la Vida Eterna…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

lucas-21-05-19-2016-11-13

Lucas 21,5-19 no se alarmen

SANTA TERESA DE AVILA- NADA TE TURBE NADA TE ESPANTE

 

Clausura del Año Santo en Arequipa

(21) vistas

Deja un comentario