Lucas 1,67-79 – harán que nos visite una Luz de la altura

diciembre 23, 2016

Harán que nos visite una Luz de la altura

…por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, que harán que nos visite una Luz de la altura, a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

Texto del evangelio Lc 1,67-79 

67. Zacarías, su padre, quedó lleno de Espíritu Santo, y profetizó diciendo:
68. «Bendito el Señor Dios de Israel porque ha visitado y redimido a su pueblo.
69. y nos ha suscitado una fuerza salvadora en la casa de David, su siervo,
70. como había prometido desde tiempos antiguos, por boca de sus santos profetas,
71. que nos salvaría de nuestros enemigos y de las manos de todos los que nos odiaban
72. haciendo misericordia a nuestros padres y recordando su santa alianza
73. y el juramento que juró a Abraham nuestro padre, de concedernos
74. que, libres de manos enemigas, podamos servirle sin temor
75. en santidad y justicia delante de él todos nuestros días.
76. Y tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo, pues irás delante del Señor para preparar sus caminos
77. y dar a su pueblo conocimiento de salvación por el perdón de sus pecados,
78. por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, que harán que nos visite una Luz de la altura,
79. a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el camino de la paz.»

Reflexión: Lc 1,67-79

lucas-1-68

Lucas 1,67-79 harán que nos visite una Luz de la altura

La Palabra de Dios es fuente de agua viva. Esto es lo que experimentamos en nuestros corazones cuando leemos y releemos los Evangelios. No importa cuántas veces releamos el mismo texto, siempre será nuevo y fresco, como agua de manantial.

Alguien podría concluir que hay que leer varias veces un fragmento para entenderlo. La verdad es que la experiencia nos ha enseñado que no es así necesariamente. Lo importante es la disposición con la que uno se acerca a las Escrituras.

Es obvio que no se trata de un cuento, ni de una novela. Tampoco se recomienda leer al azar, aun cuando para el Señor no hay limitaciones y puede darte lo que buscas del modo más asombroso y en el momento más inesperado. ¿Por qué no en una lectura al azar?

…por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, que harán que nos visite una Luz de la altura, a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

Sin embargo, los que tenemos alguna experiencia leyendo, reflexionando y orando los Evangelios, aconsejamos lo que muchos. Primero: Invocar la presencia del Espíritu Santo, porque Él nos guiará, abrirá nuestros corazones y nos iluminará con la Palabra.

Segundo: buscar un momento y un lugar aparente. De ser posible, siempre la misma hora y el mismo lugar. Apaciguar nuestro espíritu y disponernos, sin nada que nos perturbe, a oír al Señor. Si lo buscamos con humildad, Él se manifestará.

Tercero: preferentemente escoger la lectura que la Iglesia recomienda para cada día. Esto es importante si lo que queremos es seguir un itinerario que nos lleve a conocer y profundizar en el conocimiento y amor a Dios.

…por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, que harán que nos visite una Luz de la altura, a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

Cuarto: terminado de leer el texto, sin forzarnos por entender ni captar nada, dejar que sea el Espíritu Santo el que nos ilumine y guíe. Inmediatamente empezarán a surgir las palabras, las sentencias, las ideas que te atraen, que resaltan y que encajan con tu momento.

Quinto: deja, con paz, que discurra el Espíritu Santo por tu hoy, por tu presente, por quien eres. Él que sabe lo que quieres y necesitas, te iluminará llenándote de paz y no pocas veces de consolación. Déjale actuar.

Sexto: la Palabra de Dios es vida, por lo que muy pronto surgirán en tu mente y tu corazón los retos, los desafíos, los propósitos que a la luz del Verbo deben orientar tu vida inmediata. Determinaciones, correcciones, acciones, oraciones…

…por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, que harán que nos visite una Luz de la altura, a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

¿Qué tiene que ver toda esta reflexión con la lectura? Pues en ella de algún modo se nos está revelando aquello que compartimos. A través de los Evangelios podemos aproximarnos a aquella Luz de la altura que viene a iluminarnos, para que encontremos el Camino.

La venida del Señor Jesucristo y Su Palabra, no son solo un evento, un acontecimiento ocurrido hace poco más de 2mil años, han de ser el punto de inflexión en nuestras vidas, para darles el verdadero y único sentido.

Él ha venido a Salvarnos. La salvación exige un cambio. Tenemos que cambiar de mentalidad y de dirección. ¡No podemos seguir haciendo lo mismo! Nuestras vidas tienen que cambiar, adoptando la mirada de Jesús. Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Él ha venido a iluminarnos. Todo esto ha sido posible por la Misericordia Infinita de Dios.

Jesucristo resume los mandamientos, toda la sabiduría y todas las Escrituras en dos mandamientos que deben ser la norma sobre toda norma en nuestras vidas: Amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.

…por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, que harán que nos visite una Luz de la altura, a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

(43) vistas

Deja un comentario