Lucas 14,1.7-11 – ve a colocarte en el último sitio

Octubre 29, 2016

…cuando te inviten, ve a colocarte en el último sitio, de manera que cuando llegue el que te invitó, te diga: “Amigo, acércate más”, y así quedarás bien delante de todos los invitados.

Texto del evangelio Lc 14,1.7-11 – ve a colocarte en el último sitio

01. Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente.
07. Y al notar cómo los invitados buscaban los primeros puestos, les dijo esta parábola:
08. «Si te invitan a un banquete de bodas, no te coloques en el primer lugar, porque puede suceder que haya sido invitada otra persona más importante que tú,
09. y cuando llegue el que los invitó a los dos, tenga que decirte: “Déjale el sitio”, y así, lleno de vergüenza, tengas que ponerte en el último lugar.
10. Al contrario, cuando te inviten, ve a colocarte en el último sitio, de manera que cuando llegue el que te invitó, te diga: “Amigo, acércate más”, y así quedarás bien delante de todos los invitados.
11. Porque todo el que ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado».

Reflexión: Lc 14,1.7-11

lucas-14-10

Lucas 14,1.7-11 ve a colocarte en el último sitio

Los fariseos siempre a la expectativa de lo que hace el Señor. Tendiéndole trampas para ver si lo pillan en algo inexplicable o incoherente. Como siempre, van por lana y salen trasquilados. Con el Señor no hay pierde. Él siempre será coherente y fiel a Su Palabra.

Como se dice coloquialmente, mientras nosotros estamos de ida, el Señor ya está de vuelta. Es una pretensión ridícula encontrarlo en falta o en una inconsistencia. El Señor sabe lo que hace y es siempre consciente de Su Misión.

A nosotros nos pueden coger hurgándonos la nariz en privado o tal vez escogiendo la mejor parte del pastel. Al Señor jamás lo encontraremos haciendo algo fuera de libreto. Es que siendo hombre como nosotros, es sin embargo el mejor.

…cuando te inviten, ve a colocarte en el último sitio, de manera que cuando llegue el que te invitó, te diga: “Amigo, acércate más”, y así quedarás bien delante de todos los invitados.

¿Cuántas mentiras “piadosas” nos hemos visto obligados a decir los últimos días? Al Señor jamás podremos chaparle ni media mentira. ¿Cuántas palabrotas, incluso en son de broma? El Señor no dirá ni una jamás.

¿Cuántas veces buscamos que nos distingan y nos saluden o nos den un sitio preferencial para hincharnos como pavos? El Señor no busca jamás que lo exalten por encima de los más humildes. Pero su distinción y notoriedad viene de lo alto y resulta imposible abstraerse.

Sus gestos son siempre amables y sus modales distinguidos. Respetuoso de todas las personas, especialmente de los más sencillos. El Señor reconoce por igual la Dignidad de Hijos de Dios y hermanos suyos en toda la humanidad, incluso de los que lo quieren matar.

…cuando te inviten, ve a colocarte en el último sitio, de manera que cuando llegue el que te invitó, te diga: “Amigo, acércate más”, y así quedarás bien delante de todos los invitados.

El Señor no necesita ninguna distinción nuestra, ni de nadie. Tampoco busca privilegios. Él ha venido a servir. Siendo el Hijo de Dios, el más grande, se humilla para servirnos como el más pequeño de los esclavos.

¿Por qué hace esto el Señor? Por amor. Porque quiere salvarnos y la única forma es que amemos como Él nos ha amado. Él nos da ejemplo. Nosotros debemos seguir Su ejemplo y dar igualmente ejemplo a los demás.

Esto es creer. Quien cree en el Señor, vivirá eternamente. Creer es hacer lo que Él hace. No sin dudas, pero con firmeza y decisión, sabiendo que el Señor jamás nos engañará ni abandonará. En Él podemos confiar plenamente.

…cuando te inviten, ve a colocarte en el último sitio, de manera que cuando llegue el que te invitó, te diga: “Amigo, acércate más”, y así quedarás bien delante de todos los invitados.

Oremos:

Padre Santo, que prestemos atención con humildad al Señor y hagamos siempre lo que Él nos enseña. Solo Él tiene palabras de Vida Eterna. Que no vayamos a ninguna parte sin Él…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

Lucas-14-01-07-11-2016-10-29

Lucas 14,1.7-11 ve a colocarte en el último sitio

(39) vistas

Deja un comentario