Lucas 1,39-45 – Feliz la que ha creído

diciembre 21, 2016

Feliz la que ha creído

…apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.¡ Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!

Texto del evangelio Lc 1,39-45

39. En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá;
40. entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
41. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo;
42. y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno;
43. y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?
44. Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.
45. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»

Reflexión: Lc 1,39-45

lucas-1-44

Lucas 1,39-45 Feliz la que ha creído

¿Se puede ser feliz con solo el anuncio de una Buena Noticia? La respuesta es sí. Nosotros, los cristianos somos el mejor ejemplo. Tal como ocurre con María e Isabel, esta es obra del Espíritu Santo. Para creer y poder ver el mundo con esos ojos, se precisa fe

María e Isabel van a ser madres. Ambas en circunstancias sumamente especiales. Ello solo será posible porque Dios así lo ha dispuesto. Ellas se llenan de gozo porque creen que esto es posible para Dios, y todos, como ellas, sabemos que así fue.

Fue la Voluntad de Dios la que se plasmó en aquellos sucesos que de otro modo no hubieran ocurrido, puesto que humanamente serían imposibles. Todo cuanto concierne a la Voluntad de Dios, incluidas nuestras existencias, son posibles por obra de Dios.

…apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡ Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!

El Universo entero es obra de Dios. ¿Por qué lo hizo? ¿Para qué lo hizo? ¿Se trata del capricho de un Dios Omnipotente y Poderoso? ¿Para alardear frente a quién? Esta sería una razón absurda y mezquina, muy lejos de del Único Dios Verdadero.

¿Es esta una opinión subjetiva? ¡No! ¿Cómo lo sabemos? Porque Jesucristo, el Hijo Único de Dios nos lo revela. Él nos ha hecho saber que Dios nos ama como un Padre. Que Él nos ha creado por amor para que seamos felices y vivamos eternamente.

¿Cómo sabemos que lo que nos revela Jesucristo es verdad? Los ciegos ven, los sordos oyen, los leprosos quedan sanos, los muertos resucitan. De Él es de quien hablaban las Escrituras por boca de los Profetas siglos antes de su nacimiento.

…apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡ Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!

En este Dios creían María e Isabel y Él hizo maravillas en ellas. Isabel fue madre de Juan el Bautista, la voz en el desierto, que tal como anunciaron las Escrituras vino anticipando a Jesús para enderezar los caminos.

Jesucristo es el Mesías, el Salvador por siglos esperado, aquel que por Voluntad de Dios habría de rescatarnos de la oscuridad, la mentira y la muerte. Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida. Viene por Voluntad de Dios para iluminar el Camino de nuestra Salvación.

Él nos manda seguir dos únicos mandamientos que resumen la ley y los profetas: amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Cumpliendo estos mandamientos alcanzaremos la Vida Eterna, la plenitud y la felicidad.

…apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡ Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!

¡Sí se puede ser feliz conociendo la Buena Nueva! ¡Sí se puede ser feliz creyendo que las promesas de Jesucristo se habrán de cumplir! ¡Sí se puede salvar el que cree! El que cree, hace de su vida una manifestación de fe y esta lo conduce a la vida eterna.

Por eso Jesucristo nos enseña que la salvación en creer en Él que ha sido enviado por el Padre para Salvarnos. El que cree, vive de otro modo, piensa de otro modo. El que cree adopta el amor como bandera y enseña de su vida entera. El que cree sigue a Jesús.

El que cree, ama sin límites, como el mismo Jesucristo nos enseñó a amar, dando Su vida por nosotros. El que cree sabe que Jesucristo ha triunfado sobre la muerte. El que cree, vive alegre, sin importar las circunstancias, porque sabe que se habrán de cumplir las promesas de nuestro Señor Jesucristo. ¡Feliz el que ha creído!

…apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡ Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!

(17) vistas

Deja un comentario