Lucas 13,10-17 – librada de sus cadenas el día sábado

Octubre 24, 2016

Y esta hija de Abraham, a la que Satanás tuvo aprisionada durante dieciocho años, ¿no podía ser librada de sus cadenas el día sábado?

Texto del evangelio Lc 13,10-17 – librada de sus cadenas el día sábado

10. Un sábado, Jesús enseñaba en una sinagoga,
11. y había allí una mujer, que desde hacía dieciocho años estaba poseída por un espíritu que le producía una enfermedad; estaba encorvada y no podía enderezarse del todo.
12. Jesús, al verla, la llamó y le dijo: «Mujer, estás curada de tu enfermedad»,
13. y le impuso las manos. Ella se enderezó en seguida y glorificaba a Dios.
14. Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, dijo a la multitud: «Los días de trabajo son seis; vengan durante esos días para hacerse curar, y no el sábado».
15. El Señor dirigiéndose a él respondió: «¡Hipócritas! Cualquiera de ustedes, aunque sea sábado, ¿no desata del pesebre a su buey o a su asno para llevarlo a beber?
16. Y esta hija de Abraham, a la que Satanás tuvo aprisionada durante dieciocho años, ¿no podía ser librada de sus cadenas el día sábado?».
17. Al oír estas palabras, todos sus adversario se llenaron de confusión, pero la multitud se alegraba de las maravillas que él hacía.

Reflexión: Lc 13,10-17

lucas-13-16

Lucas 13,10-17 librada de sus cadenas el día sábado

¿Hay algún día que sea mejor que otro para hacer el bien? ¿Puede la libertad y la dignidad de una persona estar sujeta a una formalidad? Las leyes que han sido hechas por hombres ¿han de sujetarlo por encima de su libertad y su vida?

¿Los hombres están hechos para servir a la ley o más bien las leyes han de estar al servicio del hombre? Esta es la reflexión que el Señor nos propone para el día de hoy. Esta distinción parece accesoria, sin embargo ¿cuántas veces no excusamos de hacer algo por que la ley nos lo impide?

Vistas así, estas palabras son muy fuertes y determinantes, porque eximen a cualquiera de cumplir con leyes que atentan contra las personas. Por ejemplo, es inmoral pretender que se paguen impuestos cuya cuantía amenace la existencia misma de las personas.

Y esta hija de Abraham, a la que Satanás tuvo aprisionada durante dieciocho años, ¿no podía ser librada de sus cadenas el día sábado?

Dicho de otro modo, se justifica que el hombre se revele e incumpla una ley, cuando esta le impone cargas imposibles de llevar. En tales casos, quienes ostentan el poder, están obligados a intervenir dirimiendo en favor de los pobres, víctimas de abuso, más allá de lo que establezca la ley.

Siendo este un principio que aplicaríamos si se tratara de nosotros mismos o de algunos de nuestros familiares cercanos, constituye una hipocresía no hacerlo extensivo a cualquiera. Sin embargo, cuando se trata de alguien lejano, preferimos no intervenir, para no poner en juego nuestro prestigio.

Podemos estar dispuestos a jugárnosla por nosotros y los nuestros, mas no por los demás y mucho menos por cualquiera. En tal caso, somos más bien proclives a la formalidad, al decoro, para no poner en duda la confianza de quienes nos pusieron en el cargo.

Y esta hija de Abraham, a la que Satanás tuvo aprisionada durante dieciocho años, ¿no podía ser librada de sus cadenas el día sábado?

Con toda presteza y celeridad condenamos a cualquiera que solicita una excepción, cuando no conocemos al sujeto, cuando es un miserable sin ninguna influencia, cuando sentimos que el negarle lo que pide no nos afecta en modo alguno.

¿No lo creemos? ¿Por qué abundan en el planeta los lobbys? ¿Qué son los lobbys sino una forma de lograr un acercamiento con aquel que toma las decisiones, para lograr un trato preferencial, no pocas veces a cambio de algo, aun cuando solo sea mayor información y conocimiento?

Pero los lobbys son muchos más que eso en nuestra sociedad. Son una forma de gobierno a través de la cual se favorece a algunos en desmedro de otros, independientemente de lo que diga la ley, que, llegado el momento, también se modificará para reforzar el acuerdo.

Y esta hija de Abraham, a la que Satanás tuvo aprisionada durante dieciocho años, ¿no podía ser librada de sus cadenas el día sábado?

Lo que estamos dispuestos a hacer por nuestro interés, por nuestra conveniencia, en cualquier momento, no estamos dispuestos a permitir que se haga por otros, mucho menos si estos son unos pobres diablos, desconocidos. ¡Esa es la hipocresía!

Contrariamente a lo que estamos dispuestos a admitir, es más común y frecuente de lo que creemos, por eso el Señor nos lo señala como un patrón de comportamiento de quienes por cualquier motivo ostentan el poder.

El portero deja entrar a sus allegados. El médico amigo consigue cama cuando para cualquiera es imposible en un Centro de Salud Pública. Se recortan, exoneran o desaparecen las multas de quienes por algún motivo queremos favorecer. Se acallan las voces incómodas para que no cunda el descontento.

Mantenemos una fachada y prestigio de respetuosos de la ley, cuando bien sabemos que ella la aplicamos según el marchante, según el poder e importancia de aquel a quien queremos servir. Esto lo hacen jueces, congresistas, cardenales, ministros, directores, maestros, policías, porteros…Corresponde al rubro: Todos lo hacen.

Todos, menos el Señor, que nos pide a Sus seguidores condenar este tipo de comportamiento y proceder con misericordia, teniendo en cuenta siempre que las leyes han sido hechas para los hombres y no a la inversa.

Y esta hija de Abraham, a la que Satanás tuvo aprisionada durante dieciocho años, ¿no podía ser librada de sus cadenas el día sábado?

Oremos:

Padre Santo, danos el valor de actuar siempre con coherencia, anteponiendo Tu Voluntad Misericordiosa a todo interés egoísta, a toda comodidad. Que prefiramos hacer el Bien antes que mantener nuestra imagen o cualquier otro propósito mezquino…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

lucas-13-10-17-2016-10-24

Lucas 13,10-17 librada de sus cadenas el día sábado

(24) vistas

Deja un comentario