Lucas 12,39-48 – estén preparados

Octubre 19, 2016

…si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada».

Texto del evangelio Lc 12,39-48 – estén preparados

39. Entiéndalo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa.
40. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada».
41. Pedro preguntó entonces: «Señor, ¿esta parábola la dices para nosotros o para todos?».
42. El Señor le dijo: «¿Cuál es el administrador fiel y previsor, a quien el Señor pondrá al frente de su personal para distribuirle la ración de trigo en el momento oportuno?
43. ¡Feliz aquel a quien su señor, al llegar, encuentra ocupado en este trabajo!
44. Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes.
45. Pero si este servidor piensa: “Mi señor tardará en llegar”, y se dedica a golpear a los servidores y a las sirvientas, y se pone a comer, a beber y a emborracharse,
46. su señor llegará el día y la hora menos pensada, lo castigará y le hará correr la misma suerte que los infieles.
47. El servidor que, conociendo la voluntad de su señor, no tuvo las cosas preparadas y no obró conforme a lo que él había dispuesto, recibirá un castigo severo.
48. Pero aquel que sin saberlo, se hizo también culpable, será castigado menos severamente. Al que se le dio mucho, se le pedirá mucho; y al que se le confió mucho, se le reclamará mucho más.

Reflexión: Lc 12,39-48

lucas-12-39

Lucas 12,39-48 estén preparados

Debemos estar siempre esperando al Señor. Esto solo lo conseguiremos si damos trato amable y comprensivo a nuestros trabajadores. El papel de los que ejercemos cargos jerárquicos es el de servidores.

Solo estaremos preparados en la medida en que siempre obremos con justicia, no la de los hombres, sino la del Señor. ¿En qué consiste? En que los que ejercen la autoridad lo hagan con tino, con mesura, teniendo en cuenta la voluntad de quien los puso en tal cargo.

Si todo viene de Dios, hemos de proceder conforme a la voluntad de Dios con todo. Esto quiere decir que tanto si estamos arriba, como si estamos abajo, si recibimos mucho o si recibimos poco, todo lo debemos poner en juego para mayor Gloria de Dios.

…si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada»

Para entender la perspectiva del Señor tenemos que empezar por descartar el dinero, la riqueza o el poder del el centro de nuestras vidas. Ninguno de estos lo llevaremos al morir y ninguno podrá comprarnos un segundo más de vida.

Quien más tiene es porque el Señor –por razones que escapan a nuestra compresión y que no viene al caso cuestionar-, ha dispuesto confiarle más. A este se le exigirá más, en función del bien estar de nuestros hermanos menos favorecidos.

El que más tiene, es responsable de distribuir oportunamente y con justicia aquello que necesitan los que menos tienen. Porque todos somos servidores del Señor, solo que algunos –los que tenemos más-, con mayores responsabilidades que los demás.

…si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada»

Esta es la razón por la que difícilmente entrarán los ricos en el cielo. ¿Por qué? Porque no están dispuestos a desprenderse de nada. Se hacen de todo e incrementan cada vez más su riqueza, como si esta fuera exclusivamente suya.

Los ricos no llegan a reparar en que nada de lo que tienen es suyo. En que todo lo han recibido en administración. En que solo harán buen uso de lo recibido en la medida que lo usen responsablemente y esto pasa por distribuirlo oportuna y equitativamente.

A cualquiera que tenga riquezas estas palabras deben de escandalizarlo. Serán la razón, más que suficiente, para mandar a rodar a Jesucristo y toda Su prédica. Porque están dispuestos a repetir cuantas veces sea necesario el Credo, pero sin desprenderse de nada.

…si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada»

La Doctrina Social de la Iglesia tiene aquí sus raíces. Primero, todo nos viene de Dios, independientemente de si lo heredamos, lo encontramos o lo ganamos. Por lo tanto, todo debe ser usado según la Voluntad del Señor, que es el único propietario.

Y Su Voluntad es que, siendo todos Sus servidores, los que más tenemos, nos preocupemos por distribuirlo oportunamente entre nuestros hermanos menos afortunados, según sus necesidades. Dichosos aquellos siervos a los que el Señor al llegar encuentre ocupados en este afán.

Es la incapacidad de poner su fe en Dios, quitándola de la riqueza, la que hace imposible a un rico entrar al Reino de los Cielos. Desprenderse exige fe. Caminar ligero de equipaje. Hacerse indiferente a todo. Pasar por el mundo sin apegos de ninguna clase. Sabiendo que lo que buscamos y acumulamos no son las riquezas de este mundo, sino la que nos ha prometido Jesucristo en el Cielo.

…si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada»

Oremos:

Padre Santo, que vivamos cada día de nuestras vidas como si fuera el último. Que empecemos a pensar y sentir hoy y a partir de ahora que nada es nuestro, que nada nos pertenece, por lo tanto que cuidemos todo y lo compartamos con quienes más lo necesiten…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

lucas-12-39-48-2016-10-19

Lucas 12,39-48 estén preparados

(51) vistas

Deja un comentario