Lucas 12,1-7 – No hay nada oculto que no deba ser revelado

Octubre 14, 2016

No hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido. Por eso, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, será escuchado en pleno día

Texto del evangelio Lc 12,1-7 – No hay nada oculto que no deba ser revelado

01. Mientras tanto se reunieron miles de personas, hasta el punto de atropellarse unos a otros. Jesús comenzó a decir, dirigiéndose primero a sus discípulos: «Cuídense de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.
02. No hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido.
03. Por eso, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, será escuchado en pleno día; y lo que han hablado al oído, en las habitaciones más ocultas, será proclamado desde lo alto de las casas.
04. A ustedes, mis amigos, les digo: No teman a los que matan el cuerpo y después no pueden hacer nada más.
05. Yo les indicaré a quién deben matar, tiene el poder de arrojar a la Gehena. Sí, les repito, teman a ese.
06. No se venden acaso cinco pájaros por dos monedas? Sin embargo, Dios no olvida a ninguno de ellos.
07. Ustedes tienen contados todos sus cabellos: no teman, porque valen más que muchos pájaros.

Reflexión: Lc 12,1-7

lucas-12-2

Lucas 12,1-7 No hay nada oculto que no deba ser revelado

Cada vez que tenemos ocasión de revisar este pasaje, nos embarga un sentimiento de gran vergüenza. ¡Cómo nos gustaría tener un borrador especial que nos permitiera eliminar de nuestro pasado tanto episodio miserable. Hay cosas que escandalizarían a cualquiera, para las que no tendríamos explicación ni excusa.

Por eso nos esforzamos ahora por no fallar, por llevar una vida impecable, aun incluso cuando estamos solos y encerrados, por ejemplo en el baño. ¡Qué vergüenza que nuestros hijos y nietos vean todo lo que somos capaces de hacer! ¡Ellos que nos tenían en un pedestal!

¿Habrá posibilidad de ocultar algunas cosas? ¿Pasar rápidamente otras? ¿Cuántas veces no ha habido coincidencia entre nuestras palabras y nuestros pensamientos? ¡Cuánta hipocresía! ¡Cuánto interés! ¡Cuánto dobles! ¡Cuánto abuso! ¡Qué vergüenza!

No hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido. Por eso, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, será escuchado en pleno día

¿Habrá alguien entre nosotros que pueda mostrarse así, transparente, desnudo, sin ningún tipo de censura o edición? No lo creemos. Todos tenemos nuestros errores, nuestros vicios ocultos, nuestras negligencias, nuestros caprichos.

Podemos recordar aquella sensación que nos invadió cuando todavía éramos niños e inocentes y descubríamos o hacíamos algo que no debíamos. Alguien quiere eliminar ese sentimiento de culpa. No vamos a discutir sus razones.

Pero sin duda por éste sentimiento, que nos invadía de pies a cabeza, sabíamos cuándo -aunque no nos lo hubieran dicho-, estábamos pasando esa la línea invisible que separa lo que está bien de lo que no es correcto.

No hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido. Por eso, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, será escuchado en pleno día

Recordamos muy bien aquella sensación de estar haciendo algo que sabíamos o intuíamos que estaba prohibido. Es la misma que hemos sentido cada vez que hemos engañado o fallado a alguien. Es bueno que la sintamos. Y estamos seguros que todos la sienten.

Se trata del Espíritu de Dios que habita en nosotros. Éste solo quiere nuestro bien, y nos orienta y guía hacia la luz, la verdad y la vida, para la cual fuimos creados. Es aquello que hemos querido minimizar llamándole: conciencia. Todos la tenemos.

En algún momento en nuestras vidas vamos transgrediéndola una y otra vez, hasta que nos vamos haciendo insensibles a sus reparos. Luego llega un momento en que nos acostumbramos a pasar esta línea y –cínicamente- buscamos argumentos para justificarnos.

Que todos lo hacen no debe ser jamás nuestra excusa. Tenemos que aprender a orientar valientemente nuestras vidas por el Camino del Bien, aquel que nos señala Jesucristo. El Camino del amor. Es una cuesta ascendente, es verdad, pero en ella contamos con su ayuda. Para ella hemos sido creados.

No hay nada oculto que no deba ser revelado, ni nada secreto que no deba ser conocido. Por eso, todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad, será escuchado en pleno día

Oremos:

Padre Santo, danos el coraje necesario para ser siempre coherentes, viviendo en todo momento en la luz, la verdad y el amor a Ti y a nuestros hermanos…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

lucas-12-01-07-2016-10-14

Lucas 12,1-7 No hay nada oculto que no deba ser revelado

(40) vistas

Deja un comentario