Lucas 11,5-13 – busquen y encontrarán

octubre 6, 2016

También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

Texto del evangelio Lc 11,5-13 – busquen y encontrarán

05. Jesús agregó: «Supongamos que algunos de ustedes tiene un amigo y recurre a él a medianoche, para decirle: “Amigo, préstame tres panes,
06. porque uno de mis amigos llegó de viaje y no tengo nada que ofrecerle”,
07. y desde adentro él le responde: “No me fastidies; ahora la puerta está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme para dártelos”.
08. Yo les aseguro que aunque él no se levante para dárselos por ser su amigo, se levantará al menos a causa de su insistencia y le dará todo lo necesario.
09. También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá.
10. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.
11. ¿Hay entre ustedes algún padre que da a su hijo una piedra cuando le pide pan? ¿Y si le pide un pescado, le dará en su lugar una serpiente?
12. ¿Y si le pide un huevo, le dará un escorpión?
13. Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a aquellos que se lo pidan».

Reflexión: Lc 11,5-13

lucas-11-9b

Lucas 11,5-13 busquen y encontrarán

En muchas ocasiones nos referimos a las promesas de nuestro Señor Jesucristo. A veces no estamos seguros de cuáles son. Todas están referidas a nuestra salvación. En ellas el Señor nos ofrece atender nuestras súplicas o responder de algún modo a nuestra fe.

De lo que podemos estar seguros es que Jesús jamás nos engañará. Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Su Palabra se cumple de todas maneras, con mayor precisión y seguridad que la que podemos tener en que el Sol saldrá mañana como siempre.

¿Por qué tendríamos que creerle? Porque Él mismo ha creado el firmamento con todos los astros que contiene. Todo ha sido hecho por Dios. Y si hay realidades celestes que de un día para otro pueden cambiar y hasta desaparecer, no ocurre lo mismo con Dios.

También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

Todo puede fallar o faltar algún día, incluso aquello que parece más firme e inamovible, menos Dios. Él estuvo al comienzo de los tiempos y continuará al final de los mismos. Porque es Dios. Él vive eternamente. Este es un tiempo que jamás llegaremos a adivinar.

Por eso, podemos estar seguros que todo lo que Jesucristo nos ha prometido se cumplirá al pie de la letra. Por lo tanto, si creemos en Él, tenemos que llegar a la conclusión que no hay nada que temer. ¿Entonces? ¿Qué debemos hacer?

Él nos lo dice una y otra vez: oírle y hacer lo que nos manda. Salgamos de nosotros. Desprendámonos de todo y amemos, sin tiempo, ni medida. Amemos sin límites ni condiciones y alcanzaremos la Vida Eterna. Estas son las Promesas de nuestro Señor Jesucristo.

También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

Por lo tanto, no hay ni un solo motivo para estar tristes. Porque todo, por más doloroso y triste que parezca, pasará. Y cuando esto pase, alcanzaremos la Vida Eterna. Esto es lo que tenemos que saber. Lo que tenemos que creer. Lo que tenemos que esperar.

¿Por qué? Porque así lo quiere el Señor. Vivamos, por lo tanto, como si este fuera el último segundo de nuestras vidas. Dediquémoslo íntegramente al Señor y pidámosle que nuestra vida de los frutos que Él espera. Que Él mismo nos ayude a conseguirlos.

No nos cansemos de pedir al Señor que alcancemos Sus promesas. Estas, con toda seguridad, no cambiarán. Pero si puede cambiar nuestra disposición y aspiración a alcanzarlas. ¿Por qué? Por falta de fe. Por falta de perseverancia. Porque de un momento a otro podemos aburrirnos, cansarnos o pretender que ya no necesitamos de Dios.

También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

Oremos:

Padre Santo, te pedimos que nos des la Gracia de perseverar por siempre en Tus Promesas, aun en medio de la adversidad…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

lucas-11-05-13-2016-10-06

Lucas 11,5-13 busquen y encontrarán

Facundo Cabral – “Este Es Un Nuevo Día”

(79) vistas

Imágenes Relacionadas:

Deja un comentario