Lucas 10,38-42 – una sola es necesaria

julio 17, 2016

«Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas, y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria, María eligió la mejor parte, que no le será quitada».

Texto del evangelio Lc 10,38-42 – una sola es necesaria

38. Mientras iban caminando, Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa.
39. Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.
40. Marta, que estaba muy ocupada con los quehaceres de la casa, dijo a Jesús: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude».
41. Pero el Señor le respondió: «Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas,
42. y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria, María eligió la mejor parte, que no le será quitada».

Reflexión: Lc 10,38-42

lucas-10-41

Lucas 10,38-42 una sola es necesaria

Andamos medio desubicados. Esto se debe a que nuestra vida carece de norte. Hemos puesto en el centro una serie de cosas sin importancia. Sin embargo nos preocupamos absurdamente por ellas. Nos quitan la vida.

Es tiempo de ponernos a pensar seriamente que es lo que más nos importa. Y para evitar palabras que no reflejan la realidad objetiva, preguntémonos en qué invertimos nuestro tiempo. Por ejemplo, ¿a qué dedicamos nuestros fines de semana?

Todo nos angustia y preocupa por anticipado, porque queremos tenerlo todo controlado. Sin embargo, si ahondamos un poco constatamos que muchas veces andamos preocupados por situaciones secundarias.

«Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas, y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria, María eligió la mejor parte, que no le será quitada».

Algunos de nosotros tenemos el mal hábito de estar preocupados por todo. Y si no nos preocupamos, nos sentimos que algo anda mal, que estamos obrando irresponsablemente. Pero tanta preocupación nos impide gozar como debemos de todo los que tenemos.

Por andar preocupándonos de tanta cosa, dejamos pasar por alto lo que en realidad importa. Es preciso reflexionar y tener establecidas claramente nuestras prioridades, para no dejaros llevar por frivolidades.

Es preciso un poco más de naturalidad para apreciar lo que realmente importa. Hay momentos que la vida nos reserva encuentros con algunas personas, que son invalorables

«Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas, y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria, María eligió la mejor parte, que no le será quitada».

En esas ocasiones es tanta nuestra ansiedad y angustia, nuestro deseo de agradar a quien nos hace un homenaje con su sola presencia, que no disfrutamos. Nos preocupamos tanto por corresponder, por estar a la altura, que no llegamos a saborear y disfrutar de lo que estamos viviendo.

Debemos aprender a reconocer con humildad, que hay situaciones y personas a las que no podemos corresponder de ningún modo. Lo que nos toca es disfrutar y agradecer a Dios por su presencia, con la mayor naturalidad y sencillez.

Cuanto más si se trata de una de esas ocasiones únicas que nos depara Dios para encontrarnos con Él mismo a través de Jesucristo, Su Hijo, la Virgen María o cualquiera de los santos. En verdad, esta debía ser siempre nuestra actitud con nuestros hermanos. Estar muy atentos a su sola presencia. Tener en cuenta que tras cada persona se encuentra una maravilla creada por Dios. Cada uno de nosotros somos únicos y por eso, nuestro prójimo merece toda la atención de la que somos capaces.

«Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas, y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria, María eligió la mejor parte, que no le será quitada».

Oremos:

Padre Santo, danos la capacidad de ver en cada uno de nuestros hermanos a uno de Tus hijos, dejándonos asombrar y maravillar por su singularidad…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

lucas-10-38-42-2016-07-17

Lucas 10,38-42 una sola es necesaria

Marta, Marta…Una Sola Cosa es Necesaria

(52) vistas

Deja un comentario