La seductora Nueva Era

Diciembre 9, 2016

La Nueva Era no tan nueva como peligrosa

la_nueva_era_01

La Nueva Era

¿Cuál es el problema de la Nueva Era o New Age? Tiene todos los ingredientes para ser atractiva, empaquetados en un nuevo envase. Es verdad que sus promotores ya no son tan jóvenes, pero ciertamente siguen teniendo influencia.

No pocos católicos “modernos”, atraídos precisamente por la novedad caen redondos en este movimiento. No siendo una religión, ni una filosofía en realidad es heredera del gnosticismo, que se opone a la filosofía y fe cristiana. Se pretende que el perfeccionamiento puede alcanzarse por un conocimiento que hay que encontrar y al que pocos tienen acceso.

Es en verdad una herejía muy antigua, que surgió alrededor del siglo III. Es una secta secreta donde los participantes son pocos y escogidos. Supuestas “mentes brillantes”. Solo acceden a ella los iniciados, luego de un proceso que los llevará a la armonía.

Se trata de hacernos creer que adquiriremos un conocimiento que nadie tiene, al que solo nosotros tendremos acceso, los iniciados. Esto es totalmente ajeno a la fe cristiana, porque Jesucristo vino a traer la salvación a todos, ya que Dios Padre no quiere que ni uno solo se pierda.

Pero tal vez lo más extravagante y contrario a la fe cristiana es la creencia del pensamiento de la Nueva Era que solos podemos alcanzar la salvación. La felicidad, la paz, la alegría es algo que conseguimos con nuestro propio esfuerzo gracias a los secretos o técnicas de la Nueva Era. Ciertas poses, ciertos artículos, cierto orden es el que nos va a dar la paz y armonía que buscamos.

Nosotros sabemos que en la salvación el ser humano debe cooperar, pero la Salvación es obra de Dios. Es Jesucristo con Su preciosísima sangre que nos trae la Salvación. Sin la Voluntad de Dios, no la alcanzaríamos.

Finalmente cada quien se salva solo. La Nueva Era es absolutamente individualista, lo que es diametralmente contrario a la enseñanza de Jesús.

El video que hoy compartimos de Alejandro Bermudez nos traerá más luces sobre el tema, del mismo modo que el de Milagros Martín nos advertía de sus peligros, los que ella misma experimentó en su propia vida.

Cara a Cara – La Nueva Era – Alejandro Bermudez

 

(27) vistas

Deja un comentario