Juan 6,1-15 – se saciaron

Abril 8, 2016

Texto del evangelio Jn 6,1-15 – se saciaron

1. Después de esto, se fue Jesús a la otra ribera del mar de Galilea, el de Tiberíades,
2. y mucha gente le seguía porque veían las señales que realizaba en los enfermos.
3. Subió Jesús al monte y se sentó allí en compañía de sus discípulos.
4. Estaba próxima la Pascua, la fiesta de los judíos.
5. Al levantar Jesús los ojos y ver que venía hacia él mucha gente, dice a Felipe: «¿Donde vamos a comprar panes para que coman éstos?»
6. Se lo decía para probarle, porque él sabía lo que iba a hacer.
7. Felipe le contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno tome un poco.»
8. Le dice uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro:
9. «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?»
10. Dijo Jesús: «Hagan que se recueste la gente.» Había en el lugar mucha hierba. Se recostaron, pues, los hombres en número de unos 5.000.
11. Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias, los repartió entre los que estaban recostados y lo mismo los peces, todo lo que quisieron.
12. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recojan los trozos sobrantes para que nada se pierda.»
13. Los recogieron, pues, y llenaron doce canastos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido.
14. Al ver la gente la señal que había realizado, decía: «Este es verdaderamente el profeta que iba a venir al mundo.»
15. Dándose cuenta Jesús de que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerle rey, huyó de nuevo al monte él solo.

Reflexión: Jn 6,1-15

Para el que pone su confianza en Dios y hace lo que Él manda, no hay nada imposible. El multiplicará nuestros esfuerzos todo lo que sea necesario para alcanzar la tarea propuesta. Este es un milagro que constantemente hace Jesús con quienes confían en Él. En la Iglesia tenemos infinidad de ellos. Solo es preciso ver las obras de las Congregaciones u Organizaciones de la Iglesia para constatarlo. Nos encanta oír Radio María de España. Lo hacemos a través de un APP en nuestro móvil que nos permite elegir entre media centena o más de emisoras católicas. El hecho es que hace unos días oíamos una campaña especial de recaudación de fondos de esta radio y nos enterábamos que nació en Italia, como radio parroquial en 1983, en Arcellasco d’Erba, en la provincia de Como, en la Diócesis de Milán. Poco a poco fue creciendo hasta que enero de 1987, cuando se constituye la asociación Radio María, compuesta por laicos y sacerdotes, con la finalidad de volver la emisora independiente de la parroquia y de comprometerla en una obra de evangelización en una escala mucho más amplia. Desde entonces no ha dejado de crecer expandiéndose por el mundo entero, con varias estaciones, presentes en más de 60 países. Es una organización extraordinariamente grande con muchísimas estaciones afiliadas. Posiblemente la Radio Católica de mayor cobertura en el Planeta. ¿Pero –nos estaremos preguntando- qué hay de extraordinario en ello además de la excelente calidad de sus programas? Pues que una de las características fundacionales de esta radio, según comentaban en Radio María España, es que no hacen publicidad. ¿Y, entonces, de qué viven? De las donaciones. Dan gratis lo que recibieron gratis. ¿No podemos ver aquí claramente la mano del Señor? Es la multiplicación de los panes y los peces a quienes cumpliendo Sus mandatos, se lanzan a hacer Su Voluntad. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recojan los trozos sobrantes para que nada se pierda. »

Ejemplos similares tenemos a montones en la Iglesia. Es así como funcionan la mayoría de órdenes religiosas. En Arequipa, Perú, tenemos una organización denominada CIRCA (Círculos Católicos Arequipa) fundada por el padre jesuita Carlos Spallarossa Pozzo, conocido por todos como Padre Pozzo –por lo difícil que resultaba a los pobladores pronunciar su apellido paterno-, fallecido el 2008 a la edad de 90 años. De algún modo llegó a Arequipa entre dos grandes terremotos donde –por Gracia de Dios- desarrollaría toda su obra. En 1959 funda CIRCA con el propósito de atender diversas necesidades de los más pobres en la periferia de la ciudad. Al cabo de casi 50 años, a su muerte, había logrado poner al servicio del pueblo 35 colegios (con más de 750 profesores y más de 17,000 alumnos), 8 Sumac Wasi, 1 Residencia Universitaria, 2 dispensarios y muchos grupos humanos de diferentes denominaciones, edades y en diferentes tiempos que apoyan y son parte de su obra. Lo único que se propuso fue servir y dar todo lo que podía gratuitamente a los más pobres y fijémonos lo que logró. ¿No es esta la reedición del milagro de los panes y los peces? ¿Por qué lo hace el Señor? Porque es necesario. ¿Cuándo? Cuando hay fe, cuando nos abandonamos a Su Voluntad y hacemos lo que manda. El Padre Pozzo rehusó siempre, los honores personales, por lo que los reconocimientos otorgados a su obra siempre recayeron en CIRCA, una institución de bien sin rostro individual. Alguna vez alguien le pregunto qué pasaría con CIRCA cuando él se fuera, y respondió: “DIOS NUNCA MUERE”, y mientras Dios esté en los corazones de los integrantes de CIRCA, CIRCA estará siempre presente, y ante la insistencia de la pregunta dijo “Cuando yo muera…estaré descansando y ustedes trabajando”. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recojan los trozos sobrantes para que nada se pierda. »

Nada más dos cosas adicionales que remarcar, por si para alguien pasó inadvertido. El mundo se desenvuelve según el Plan de Dios. Tal vez debemos suponer que a veces es necesario aplicar algunas correcciones para seguir en líneas generales el mismo rumbo, y es, precisamente, cuando nuestras alas están desplegadas al soplo del Señor, cuando hay convergencia, cuando nos hacemos uno con Él que todo fluye. Es preciso que pongamos todo lo que tenemos en juego y a disposición del Señor para que seamos recompensados con una cosecha abundante, tanto como sea necesario e incluso más; en tal caso, hemos de aplicar criterios de austeridad, para no desperdiciar nada. El Señor es la respuesta a todas nuestras necesidades, para los que tenemos fe. Es precisa la fe, la confianza en Su participación y proceder, la que se manifestará alineándonos con Su Voluntad, obedeciéndole, para que todo fluya. Entonces veremos prodigios como los que se narran en estos evangelios o como los que hemos comentado en los párrafos anteriores. Afrontemos la vida con fe, obedeciendo los mandatos del Señor, y veremos multiplicar sus frutos. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recojan los trozos sobrantes para que nada se pierda. »

Oremos:

Padre Santo, danos perseverancia para no alejarnos de Ti en ningún momento de nuestras vidas y por el contrario esforzarnos en hacer SIEMPRE Tú Voluntad, hasta alcanzar la plenitud…Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

Roguemos al Señor…

Te lo pedimos Señor.

(Añade tus oraciones por las intenciones que desees, para que todos los que pasemos por aquí tengamos oportunidad de unirnos a tus plegarias)

Radio María un Proyecto Mundial

Padre Pozzo – Fundador de CIRCA

(9) vistas

Deja un comentario