Juan 17,11b-19 – No son del mundo

mayo 16, 2018

No son del mundo

“Pero ahora voy a ti, y digo estas cosas en el mundo para que tengan en sí mismos mi alegría colmada. Yo les he dado tu Palabra, y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como yo no soy del mundo.”

Miércoles de la 7ma Semana de Pascua | 16 Mayo del 2018 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

No son del mundo

El Señor reconoce en nosotros, sus seguidores, un común denominador con Él: no somos de este mundo. Eso muy rápidamente nuestros enemigos lo traducen como lunáticos y soñadores; es decir, seguidores de una quimera, de un sueño imposible.

Los últimos siglos, pero especialmente las últimas décadas, se han empeñado en derribar tradiciones y creencias cristianas a nombre de lo que se ha dado en llamar secularización y posteriormente laicismo. El laicismo, que no es otra cosa que la ausencia de Dios, debe gobernar.

no_son_del_mundo

Cada vez que se polemiza con respecto a la vida y la familia, los defensores del aborto, la eutanasia y el divorcio, acusan a los católicos de fundamentalistas, de anticuados y levantan las banderas en favor de un estado laico, léase: sin Dios.

Su soberbia les impide aceptar la existencia de Dios. Lo tienen como enemigo y por lo tanto, también lo son de todos los que lo seguimos. Nos odian, porque no somos de este mundo, porque no nos ajustamos a la carencia de principios éticos y morales que ellos exhiben.

Hoy, por ejemplo, causó revuelo en Perú la noticia que la estrella del equipo de futbol nacional fue sancionada por algo más de un año, por encontrársele una sustancia toxica que indicaría que de alguna forma injirió cocaína, prohibida por las autoridades deportivas.

Más allá de si efectivamente es culpable de tal falta, la discusión se centra en torno al descuido en que incurrió al romper las instrucciones en una concentración deportiva y la desproporción de la medida tratándose una falta realmente ridícula.

El hecho es que habiendo tantos intereses en juego, que involucran millones de dólares, se ha sembrado una serie de mentiras en torno a lo sucedido, de modo tal que se dificulta llegar a la verdad, con el único propósito de obtener el mayor provecho posible de la situación.

De este modo, quién tiene la razón y cualquier situación ético o moral ha pasado a segundo plano, con tal de obtener los mejores réditos de lo que acontezca. Las escaramuzas legales y la mala prensa han terminado por enturbiar la verdad y desplazarla la atención de lo que es realmente importante: la verdad.

Y lo que vemos en el futbol se repite en la política, donde terroristas culpables de miles de muertos y pérdidas millonarias son excarcelados simplemente por emplear mejores estrategias legales. ¿Y la justicia y la verdad? Eso pareciera interesarles efectivamente a pocos.

Ser cristiano o ser del mundo son como el agua y el aceite. Resulta muy difícil mantenerse al margen de las tentaciones de la corrupción, por eso es que el Señor ruega por nosotros al Padre. En realidad, sin ayuda del Espíritu Santo, resulta una Misión imposible.

Sin embargo, nosotros tenemos la garantía que Dios mismo nos cuida y preserva, porque eso es lo que Jesucristo le pide a Dios. Con este apoyo, con esta fuerza lo que tenemos que hacer es perseverar en el Camino del Señor, con los ojos puestos en la Vida Eterna.

Tener la mirada puesta en la Vida Eterna, es lo mismo que tener la mirada y nuestro corazón puesto en Dios. Cierto es que no lo conocemos y que no podemos verlo plenamente, pero si nos mantenemos firmes en a misma dirección llegará el momento en que lo alcanzaremos.

No debemos desfallecer ni flaquear. Cristo ha vencido al mundo. Las puertas del Infierno no podrán contra nosotros, mientras nos mantengamos unidos a Jesucristo y la Iglesia. No tengamos temor. Nada hay más importante que transitar este Camino. ¡Pongámonos en marcha!

Oración

Padre Santo, no permitas que caigamos en la tentación de obsesionarnos con lo que comeremos, de dónde sacaremos el dinero que necesitamos para mantener nuestro presupuesto, para solventar los gastos de salud o de vejez. No hay nada que necesitemos que tu no conozcas, así que si ello está en tus manos, que mejor lugar para saber que será atendido oportunamente. Danos Fe. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor, que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos…Amén.

(8) vistas

Deja un comentario