Juan 13,16-20 – dichosos serán si lo cumplen

Mayo 11, 2017

Dichosos serán si lo cumplen

En verdad, en verdad les digo: no es más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que le envía. Sabiendo esto, dichosos serán si lo cumplen.

juan-13-20

Juan 13,16-20 dichosos serán si lo cumplen

Juan – Capítulo 13

Reflexión: Juan 13,16-20

Hay una íntima comunidad de amor entre el Padre y el Hijo, al igual que lo debe haber entre el Hijo y a quien Él envía. El amor y la misma Misión nos hacen misteriosamente uno, porque así lo ha dispuesto Dios. No se trata entonces de declaraciones verbales, ni de poesía, ni de pensamientos o intenciones. La unión es más profunda que eso y determina comunidad en la acción, esto quiere decir que todos siendo parte de la misma obra somos iguales.

Así lo ha dispuesto el Señor. La mejor forma de agradecer y bendecir es acoger la Palabra de Dios y hacer lo que nos manda. Es una promesa y al mismo tiempo un misterio tan grande el que nos revela el Señor, que bien vale la pena detenernos en Él para tratar de interiorizarlo y hacerlo nuestro. Seremos dichosos si cumplimos. ¿Qué es lo que tenemos que cumplir? La Voluntad de Dios, es decir, aquello que se nos ha encomendado.

¿Qué nos une con Jesús? Que Él como nosotros, hemos sido enviados. Él fue enviado por el Padre y nosotros por Cristo. El envío es con un mismo propósito. Hay un propósito común en el envío que hace Dios Padre a Jesucristo, y en el que Jesucristo nos hace a nosotros. Ambos hemos sido enviados. Siendo Jesucristo Hijo de Dios y fiel hasta el extremo, nos transmite el envío del Padre tal como lo recibió y nos manda hacer lo mismo. Jesucristo nos ha traído una Buena Nueva; nosotros –como enviado de Cristo-, tenemos que hacer exactamente lo mismo.

En verdad, en verdad les digo: no es más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que le envía. Sabiendo esto, dichosos serán si lo cumplen.

Todos tenemos, entonces, el mismo propósito: hacer la Voluntad del Padre. Al hacerla, al cumplirla, entramos en una Comunidad que supera cualquier unión mundana, porque nos hace iguales con Jesucristo y con el Padre, al compartir un mismo propósito, que no es otra cosa que un mismo amor. Estamos frente al misterio de la Comunión: común unión. Nos hacemos uno con Dios al cumplir Su Voluntad, del mismo modo que Jesucristo es uno con el Padre al cumplir su Voluntad.

Seremos dichosos si cumplimos la Voluntad de Dios. Y esta, tal como nos lo revela Jesucristo es: Salvarnos. Jesucristo nos enseña el Camino de la Salvación, que no es otro que el Amor. Es decir, que debemos amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos para salvarnos. Hacerlo nos lleva a la Vida Eterna. Cumplir la Misión que Jesucristo nos ha encomendado, que no es otra que la que el mismo Padre le ha encomendado a Jesús, nos hará dichosos, porque nos salvaremos y alcanzaremos la Vida Eterna.

Gracias Padre Santo por ayudarnos a comprender que no hay nada mejor para nosotros que cumplir con Tu Voluntad y por enviarnos a Jesucristo para traernos la Buena Nueva del amor, te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

En verdad, en verdad les digo: no es más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que le envía. Sabiendo esto, dichosos serán si lo cumplen.

(4) vistas

Deja un comentario