Mateo 6,1-6.16-18 – tu Padre, que ve en lo secreto

Junio 21, 2017

Tu Padre, que ve en lo secreto

…para que tu ayuno sea visto, no por los hombres, sino por tu Padre que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

mateo-06-18

Mateo 6,1-6.16-18 tu Padre, que ve en lo secreto

Mateo – Capítulo 06

Reflexión: Mateo 6,1-6.16-18

Nosotros vivimos en presencia del Señor. Dios está siempre, siempre con nosotros y nosotros nos estamos moviendo, hablando y haciendo todo con Él, a Su vista. Nada escapa a Su conocimiento, incluso nuestros más recónditos pensamientos y aun nuestros sueños.

¿Qué otra cosa podíamos esperar de Dios? Él está en todo. Es el Espíritu que da vida y sostiene todo. ¿No es esto una maravilla? ¡No estamos librados a nuestra suerte! ¡Él siempre está al pendiente! ¡Nada ocurre sin que Él lo sepa y consienta!

Ya podemos oír…¿Quiere decir que el permite la pobreza? ¿El permite las tragedias que vivimos? ¿Hambre, epidemias, robos, asesinatos, engaños, fenómenos naturales…? ¿Todo esto es permitido por Dios? ¿Qué clase de Dios cruel y sádico tenemos? Esto nos lo dicen a cada nada los que se dejan seducir y engañar por el Príncipe de este mundo.

Pero, no nos damos cuenta que estamos viendo tan solo un lado de la realidad. ¿Qué hay de todas las especies animales, de las plantas y los peces? ¿Qué hay del alimento cotidiano que ha permitido que la humanidad crezca hasta ser miles de millones? ¿Qué hay del agua que tenemos en abundancia?

(10) vistas

Sigue leyendo

Mateo 5,38-42 no resistan al mal

Junio 19, 2017

No resistan al mal

Pues yo les digo: no resistan al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra

mateo-05-39

Mateo 5,38-42 no resistan al mal

Mateo – Capítulo 05

(3) vistas

Sigue leyendo

Mateo 5,33-37 – lo que pasa de aquí viene del Maligno

Junio 17, 2017

Lo que pasa de aquí viene del Maligno

Sea su lenguaje: “Sí, sí”; “no, no”: que lo que pasa de aquí viene del Maligno.

mateo-05-37

Mateo 5,33-37 lo que pasa de aquí viene del Maligno

Mateo – Capítulo 05

Reflexión: Mateo 5,33-37

El Señor es muy preciso en Sus Palabras. Ya lo hemos dicho varias veces. En sus mensajes no hay desperdicio. No sobra ni falta nada. Él es nuestro ejemplo, incluso en eso. Ahora precisamente se refiere a ello, aunque en un sentido mucho más profundo.

Debemos acostumbrarnos a hablar lo necesario. No quiere decir que seamos parcos, pero hay gente que con tal de hablar, dice lo que sea. Hay que tener cuidado con las palabras que son como saetas y una vez que salen de nuestra boca, ya no vuelven.

Si hablamos sin ton ni son, por hablar, corremos el riesgo de decir disparates. Y, a algunos nos gusta chismosear. Esto es hablar por hablar y decir más de la cuenta. Si tenemos este hábito, muy pronto veremos cómo nos vemos envueltos en líos por nuestra lengua.

Podemos ser efusivos en nuestras expresiones de cariño. Todo lo que sea positivo, MIENTRAS SEA VERDAD, está bien. No andemos con zalamerías, pero peor aún, con MENTIRAS. No andemos inventando cosas para agradar. Pro curemos decir lo justo.

(10) vistas

Sigue leyendo

Mateo 5,27-32 – cometió adulterio

Junio 16, 2017

Cometió adulterio

Han oído que se dijo: No cometerás adulterio. Pues yo les digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.

mateo-05-27

Mateo 5,27-32 cometió adulterio

Mateo – Capítulo 05

Reflexión: Mateo 5,27-32

A propósito del adulterio el Señor nos da a conocer la radicalidad de sus exigencias. El Señor no se queda en las formas superficiales, en las apariencias, sino que va al fondo. Son las actitudes, desde las intenciones las que debemos cuidar.

Y es que no podemos partir de lo que nos agrada, de lo que nos acomoda, de lo que nos da placer. No somos nosotros el centro de nuestro actuar. ¡No debemos serlo! ¡No vivimos para nosotros! Vivimos por Dios y para Dios, por lo tanto, para el prójimo.

Cierto, porque a Dios llegamos por el prójimo. Pero ¿Quién es el prójimo? Ya nos lo dice el Señor, en la Parábola del Buen Samaritano: cualquiera que necesite de nosotros, sin importar más. Reflexionábamos ayer en que todos somos Hijos de Dios y por lo tanto hermanos.

Antes que padre, madre, esposa, esposo o hijo, antes que cualquier otra relación, todos somos hermanos, porque pertenecemos a una misma familia, la familia de Dios, puesto que Él es nuestro Padre. Nuestros hermanos son nuestro prójimo. Debemos empezar por los que tenemos más cercanos, pero sin excluir a nadie.

(60) vistas

Sigue leyendo

Mateo 5,20-26 – reconciliarte con tu hermano

Junio 15, 2017

Reconciliarte con tu hermano

…deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda.

mateo-05-24

Mateo 5,20-26 reconciliarte con tu hermano

Mateo – Capítulo 05

Reflexión: Mateo 5,20-26

La gran novedad del Evangelio que Cristo nos trae es que Dios es nuestro Padre. Esta sola idea lo cambia todo. No es solo que tenemos un Dios que es amor y por lo tanto todo bondad, sino que además es nuestro Padre. ¡Qué distinto es saber y sentir que Dios es nuestro Padre!

Dios, la Sabiduría en su plenitud, ha querido comunicarnos esta novedad a través de Su Hijo Jesucristo. Esta perspectiva nos hace familia con Dios, nos hace parte de Él, como lo son nuestros hijos con nosotros. Pero al mismo tiempo, inmediatamente nos hace hermanos unos de otros.

Si todo tenemos un mismo Padre, quiere decir que somos hermanos y como tales, nos debemos amor. Fijémonos lo importante de esta afirmación. Somos hermanos con nuestros padres, con nuestros hijos, con nuestras esposas y esposos e incluso con nuestros enemigos. ¡Qué tal alcance!

Que Dios sea nuestro Padre definitivamente constituye una revolución, un cambio fundamental en nuestra perspectiva del mundo y de la vida. Si todos somos hijos de Dios y hermanos unos de los otros, todos nos debemos amor, pues somos parte de la misma familia, la familia de Dios.

(5) vistas

Sigue leyendo

Mateo 5,17-19 – dar cumplimiento

Junio 14, 2017

Dar cumplimiento

No piensen que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.

mateo-05-17b

Mateo 5,17-19 dar cumplimiento

Mateo – Capítulo 05

Reflexión: Mateo 5,17-19

Lo primero en lo que reparamos es en que el Señor ha venido a cumplir una Misión. Él por algo está aquí entre nosotros. Ha venido obedeciendo a Dios Padre, para cumplir Su Voluntad. Esto lo iremos descubriendo, según lo vamos conociendo. Cabría preguntarnos: ¿quiere decir que Él de buena gana no hubiera venido?

Claro, se entiende que si ha venido cumpliendo la Voluntad del Padre, esta no tendría por qué necesariamente ser también Su Voluntad. Parece natural este proceder entre nosotros. Incluso podríamos llegar a pensar que viene forzado y de mala gana, a hacer algo que le han impuesto.

Pero, ocurre que no es así en las cosas de Dios. Es que para tratar de comprender esta lógica Divina, tenemos que desprendernos de nuestro modo humano, mundano de ver las cosas. Es algo que cuesta, pero que vamos aprendiendo y a lo que nos vamos acostumbrando según vamos conociendo al Señor.

Si dejamos nuestros prejuicios, nuestras reacciones humanas aprendidas en el mundo, que responde a un modo de ver muy limitado de las cosas y nos esforzamos en ver todo desde la óptica de Dios, nos estaremos aproximando a la Verdad, que es lo que Dios quiere para nosotros.

(8) vistas

Sigue leyendo

Mateo 5,13-16 – glorifiquen a su Padre

Junio 13, 2017

Glorifiquen a su Padre

Brille así su luz delante de los hombres, para que vean sus buenas obras y glorifiquen a su Padre que está en los cielos.

mateo-05-16

Mateo 5,13-16 glorifiquen a su Padre

Mateo – Capítulo 05

Reflexión: Mateo 5,13-16

Si llegáramos a entender o por lo menos a intuir y aproximarnos al Infinito amor de nuestro Padre, Dios, daríamos nuestra vida por hacer lo que nos manda. Entenderíamos que todo lo que Él quiere es nuestro bien, lo mejor para nosotros, lo que nos conviene. ¿Por qué resistirnos cuando lo mejor sería abandonarnos en Sus brazos?

Si nuestro Padre quiere nuestra felicidad ¿por qué resistirnos? Es un absurdo. La única razón posible es que somos unos insensatos o unos soberbios. Si tenemos flojo un tornillo, se pueden comprender muchas cosas, incluso rechazar el Camino que nos conduce a la felicidad.

Lamentablemente el rechazo es generalmente por soberbia. En este pecado tiene su raíz. El deseo de tener todo fácil y ahora, de no tener que construir y esperar a cosechar los frutos, nos lleva a buscar atajos, ofertas que lo simplifiquen todo y que nos den lo que buscamos, con el menor esfuerzo, ahora.

Sumergidos en una cultura del consumismo y del descarte queremos la satisfacción de nuestros deseos con el menor esfuerzo, es decir, al menor costo y cuanto antes, sin reparar que cuanto más se ajuste a nuestras exigencias, más efímero será el placer o la satisfacción que podrá acarrearnos.

(9) vistas

Sigue leyendo

Mateo 5,1-12 – Alégrense y regocíjense

Junio 12, 2017

Alégrense y regocíjense

Alégrense y regocíjense, porque su recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a ustedes.

mateo-05-12

Mateo 5,1-12 Alégrense y regocíjense

Mateo – Capítulo 05

Reflexión: Mateo 5,1-12

Aquí el Señor nos dice cómo debemos vivir, cuál ha de ser nuestro proceder para alcanzar el Reino de los Cielos. Primero destaquemos que no puede haber mayor recompensa en la vida que ser recibido en el Reino de los Cielos por nuestro Padre Celestial, ocupando el sitio que nos tiene reservado desde toda la eternidad.

¿Qué debemos de hacer? En este pasaje de las Bienaventuranzas el Señor hace un listado muy claro de las conductas nuestras que merecerán tal privilegio. No todos podremos entrar. Es preciso que nuestras vidas correspondan a estas categorías que tienen que ver con la forma en que tomamos la vida.

Tal parece que hay que sufrir contrariedades para alcanzar el Reino de los Cielos. ¿Y si no las tienes, no lo mereces? Eso es lo que nos dice Jesucristo, el Hijo de Dios. Hemos de creerle. Desmenucemos una a una estas características para tratar de entender lo que el Señor quiere de nosotros.

Los pobres de espíritu

Primero están los pobres de espíritu. ¿Quiénes son esto? Pues aquellos de los que generalmente abusa la gente, porque no son rápidos ni física ni mentalmente, porque son ingenuos, porque todo lo creen, porque siempre actúan de buena fe, porque incluso son medios torpes, no solo en el hablar, sino incluso en el vestir.

Aquellos de los que los niños suelen burlarse en los colegios por considerarlos desadaptados, inútiles, porque resalta como un lunar en toda la clase. Los niños que despiadadamente son víctimas de bulling y luego serán explotados y pisoteados por los mejor acomodados, por los los que carecen de escrupulosos, por los que se sienten dueños del mundo. ¡De estos es el Reino de los Cielos! ¡Veamos a Cristo en cada uno de ellos!

(13) vistas

Sigue leyendo