Quienes somos

  • En primer lugar y ante todo, somos cristianos, católicos y laicos…Esto quiere decir que no pertenecemos a orden religiosa alguna.
  • En segundo lugar, somos hombres y mujeres comunes y corrientes, como cualquiera, que compartimos algo que es central y primordial para nosotros: nuestra fe en Cristo Jesús, Hijo de Dios Padre, que cumplido el tiempo vino a vivir entre nosotros, fue crucificado, muerto y sepultado y al tercer día Resucitó, cumpliendo la Misión encomendada por nuestro Padre Dios: Salvarnos. Es decir, somos cristianos.
  • En tercer lugar, hemos tenido un encuentro íntimo y profundo con Jesús en nuestras vidas que nos ha permitido conocerlo, profundizando este conocimiento fundamentalmente a través de los Evangelios.
  • En cuarto lugar, le prestamos atención a su mensaje cada día a través de las lecturas del Evangelio propuestas por la Iglesia, según el Calendario Litúrgico y lo aplicamos a nuestras propias vidas, esforzándonos por hacer lo que Él nos manda.
  • En quinto lugar, estamos convencidos que debemos hacer lo que Dios nos manda porque resulta una necedad decir que uno cree y luego no hacer lo que manda. Creer exige hacer lo que dice.
  • En sexto lugar, creemos que Dios se ha comunicado con nosotros a lo largo de la historia, lo que ha quedado registrado en la Biblia y especialmente en el Nuevo Testamento que constituye la Buena Noticia traída por Jesucristo.
  • En séptimo lugar, creemos que la Buena Noticia es que Dios, nuestro Creador, es nuestro Padre y nos ama incondicionalmente aun antes que hubiéramos nacido y no quiere que ninguno se pierda, sino que quiere Salvarnos a todos.

(0) vistas

2 respuestas a Quienes somos

  • Estimados hermanos y hermanas, los felicito por esta página al servicio de Dios, sus reflexiones del evangelio del día, ayudan bastante, gracias por ese soporte espiritual de cada día. Dios les bendiga y sigan adelante por este camino al servicio de Cristo Nuestro Señor.

    • Gracias a usted por tomarse el tiempo para enviarnos este comentario que nos estimula a seguir adelante. No hay nada más gratificante y aleccionador que la Palabra de Dios, por eso debemos esforzarnos en leerla todos los días,aun cuando no siempre podamos compartir nuestras reflexiones.

Deja un comentario