La New Age una fe a la medida del mercado

Diciembre 7, 2016

Los peligros de caer en la New Age

Sin duda estamos viviendo tiempos de relativismo y con ellos, de confusión. ¿Qué puede haber más confusos que denominar de dos o más modos a un mismo objeto o concepto? Si cuando quiero referirme al sol para algunos debo decir luna o viceversa, no hago más que sembrar confusión.

Así, con la relativización ha nacido la New Age, que no es otra cosa que la revalorización de antiguos conceptos, empaquetados de un nuevo modo y en gran variedad de matices, según la demanda. Como vivimos en una sociedad de consumo, en la que todos los días cambia la moda y se renuevan los productos, queremos que lo mismo ocurra con los principios y los conceptos.

La New Age abre un amplio espectro a este apetito de “innovación y cambio”, permitiendo, aparentemente, que cada quien abrace la ideología o concepción que más le atrae, con la “libertad” de ajustarse a ella hasta donde le resulte cómodo. Y es que la comodidad es otro de los parámetros impuestos.

Con el avance del consumismo, con el que se abre una cuasi infinita gama de productos fabricables y consumibles, la New Age parece proporcionar la misma posibilidad a nuestro sistemas de creencias. Una para cada gusto y según las exigencias de cada quien. Y como estas son las que deben soportar nuestros principios éticos y morales, resulta que vivimos en tal confusión, que ya no somos capaces de distinguir el bien del mal. Así, resulta que lo que para algunos es bueno, para otros es malo.

En el video que compartimos a continuación, Milagros Martín nos cuenta la historia que a ella, como a millones, le ha tocado vivir, una vez que cayó atrapada en la New Age. Su compartir debe ponernos en guardia a quienes estamos transitando por aquel camino que ciertamente nos lleva al vacío y la perdición.

Yo estaba ADOCTRINADA contra la IGLESIA CATÓLICA

 

(5) vistas

Deja un comentario