Marcos 10,28-31 – el ciento por uno

febrero 28, 2017

El ciento por uno

Yo les aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno

marcos-10-29

el ciento por uno

Puedes leer el Evangelio aquí.

Reflexión: Marcos 10,28-31

Ante el reclamo de Pedro por todo lo que según él habían dejado para seguir al Señor, Jesús no tiene ningún reparo en hacernos una promesa que ciertamente es superior a cuanto dejamos por Él.

Posiblemente no hemos prestado la suficiente atención a estos versículos, tal vez por nuestra falta de fe. Si, pues no le creemos. Pensamos que el Señor está hablando en forma figurada.

Lo que ocurre en realidad es que francamente no estamos dispuestos a probar, porque somos incapaces de sacrificar nada por nadie y mucho menos por el Señor que después de todo es una “entidad abstracta” para muchos.

El reto está planteado. No se trata de poner a prueba al Señor, sino de confiar y seguir por el Camino que Él nos propone, aun cuando esto signifique muchas veces dejar todo por Él.

(11) vistas

Sigue leyendo

Marcos 10,17-27 – todo es posible para Dios

febrero 27, 2017

Todo es posible para Dios

Jesús, mirándolos fijamente, dice: «Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios.»

Todo es posible para Dios

Todo es posible para Dios

Puedes leer el Evangelio aquí. 

Reflexión:

Estamos frente a una historia enternecedora, pues se trata del encuentro de un buen hombre con Jesucristo. Al decir “buen hombre” estamos queriendo significar un hombre seguramente como cualquiera de nosotros. Pues la mayoría en la intimidad nos reconocemos como buenos y seguramente muchos lo somos.

Un hombre o una mujer, que ha cumplido con todos los mandamientos, que se ha preocupado por llevar una vida recta sin faltar a Dios ni al prójimo. Nos pasa con alguna frecuencia que nos comparamos con los protagonistas de tantas noticias malas y nos encontramos bastante buenos.

Ciertamente no mentimos como nuestros más importantes políticos, no sobornamos, no extrocionamos, ni corrompemos a nadie como nuestros congresistas, presidentes y ministros. No traficamos con drogas, ni las consumimos e incluso evitamos la pornografía. No robamos y Dios nos libre de haber cometido un crimen jamás. Somos básicamente buenos.

(16) vistas

Sigue leyendo