Mateo 4,18-22 – Vengan conmigo

Noviembre 30, 2016

Vengan conmigo

Vengan conmigo, y los haré pescadores de hombres. Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron.

Texto del evangelio Mt 4,18-22

18. Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores,
19. y les dice: «Vengan conmigo, y los haré pescadores de hombres.»
20. Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron.
21. Caminando adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo arreglando sus redes; y los llamó.
22. Y ellos al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron.

Reflexión: Mt 4,18-22

Mateo-4-19

Mateo 4,18-22 Vengan conmigo

Tantas cosas se vienen a nuestra cabeza, tantas ideas. Primero: el Señor nos llama. Sí, nos llama a cada uno con nuestro nombre y en lo que estamos haciendo. No va reclutando desocupados, aunque tampoco los desprecia, pero busca a la gente en su medio y en su faena diaria, para darle sentido.

Esto quiere decir que no necesariamente debo dejar lo que hago. Claro, habrá excepciones, como en todo. Por ejemplo si eres un ladrón, un delincuente, un estafador o un mentiroso. Pero siendo trabajadores honestos, comunes y corrientes, Él nos llama.

Pero el objeto de Su llamado es a darle el verdadero sentido a nuestra labor. Y es que, en el fondo, no importan lo que hagamos, debemos hacerlo para mayor Gloria de Dios. Es decir, hacerlo teniendo en claro el fin último.

Vengan conmigo, y los haré pescadores de hombres.» Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron.

(40) vistas

Sigue leyendo

Lucas 10,21-24 – has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes

Noviembre 29, 2016

Has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes

Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños.

Texto del evangelio Lc 10,21-24 

21. En aquel momento, se llenó de gozo Jesús en el Espíritu Santo, y dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito.
22. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.»
23. Volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: «¡Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven!
24. Porque les digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven, pero no lo vieron, y oír lo que ustedes oyen, pero no lo oyeron.»

Reflexión: Lc 10,21-24

lucas-10-21a

Lucas 10,21-24 has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes

Es muy extraño que algo que estremece a Jesús por su sencillez, lo hayamos hecho tan intrincado y difícil. Hay un inmenso grupo en la Iglesia que se irroga en exclusiva la capacidad de leer, interpretar y comprender los evangelios.

Cabalmente hace unos pocos días discutíamos de esto con una hermana. Ella sostenía, como muchos, que hay que estudiar para interpretar la Palabra de Dios, que no es asequible para todos, por “ignorancia”. Precisamente lo contrario que dice Jesús.

¿Quién está equivocado? Evidentemente quien cree que la Palabra de Dios es para iniciados, para iluminados. ¡No señor! La Palabra de Dios es para todos pero preferencialmente para los pobres, los despojados, los excluidos, los humildes.

Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños.

(39) vistas

Sigue leyendo

Mateo 8,5-11 – vendrán muchos del oriente y del occidente

Noviembre 28, 2016

Vendrán muchos del oriente y del occidente

…no he encontrado a nadie en Israel con tanta fe. Yo se lo digo: vendrán muchos del oriente y del occidente para sentarse a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los Cielos

Texto del evangelio Mt 8,5-11

05. Al entrar Jesús en Cafarnaúm, se le acercó un centurión, suplicándole:
06. «Señor, mi muchacho está en cama, totalmente paralizado, y sufre terriblemente.»
07. Jesús le dijo: «Yo iré a sanarlo.»
08. El centurión contestó: «Señor, ¿quién soy yo para que entres en mi casa? Di no más una palabra y mi sirviente sanará.
09. Pues yo, que no soy más que un capitán, tengo soldados a mis órdenes, y cuando le digo a uno: Vete, él se va; y si le digo a otro: Ven, él viene; y si ordeno a mi sirviente: Haz tal cosa, él la hace.»
10. Jesús se quedó admirado al oír esto, y dijo a los que le seguían: «Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel con tanta fe.
11. Yo se lo digo: vendrán muchos del oriente y del occidente para sentarse a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los Cielos

Reflexión: Mt 8,5-11

mateo-8-10

Mateo 8,5-11 vendrán muchos del oriente y del occidente

Tan impresionante es la fe del centurión, como lo son las palabras del Señor. No tengamos dudas. Se salvarán muchos de oriente y occidente, es decir, de aquellos que aparentemente no tuvieron oportunidad de conocer a Jesús, como la tuvieron los israelitas, como la tenemos nosotros.

El Señor es Infinitamente Compasivo y Misericordioso. No sigue nuestras reglas, leyes y normas; no se ciñe a nuestra costumbre de solo saludar a quienes conocemos. Él ha venido por todos. Pero no nos confundamos; no nos forzará.

Que haya venido por todos no quiere decir que no importa cómo vivamos, que igual tendremos nuestro lugar reservado. No. Quiere decir que no hace distinción por sexo, raza, lugar de nacimiento, posición social o económica.

…no he encontrado a nadie en Israel con tanta fe. Yo se lo digo: vendrán muchos del oriente y del occidente para sentarse a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los Cielos

(40) vistas

Sigue leyendo

Mateo 24,37-44 – a qué hora de la noche lo va a asaltar un ladrón

Noviembre 27, 2016

A qué hora de la noche lo va a asaltar un ladrón

Fíjense en esto: si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche lo va a asaltar un ladrón, seguramente permanecería despierto para impedir el asalto a su casa.

Texto del evangelio Mateo 24,37-44

37. La venida del Hijo del Hombre recordará los tiempos de Noé.
38. Unos pocos días antes del diluvio, la gente seguía comiendo y bebiendo, y se casaban hombres y mujeres, hasta el día en que Noé entró en el arca.
39. No se dieron cuenta de nada hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos. Lo mismo sucederá con la venida del Hijo del Hombre:
40. de dos hombres que estén juntos en el campo, uno será tomado, y el otro no;
41. de dos mujeres que estén juntas moliendo trigo, una será tomada, y la otra no.
42. Por eso estén despiertos, porque no saben en qué día vendrá su Señor.
43. Fíjense en esto: si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche lo va a asaltar un ladrón, seguramente permanecería despierto para impedir el asalto a su casa.
44. Por eso, estén también ustedes preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que menos esperan.

Reflexión: Mt 24,37-44

mateo-24-43

Mateo 24,37-44 a qué hora de la noche lo va a asaltar un ladrón

Hemos dicho en varias oportunidades estos días que Dios nos ha creado para ser felices, alcanzar la plenitud y la Vida Eterna. Eso es lo que quiere Dios Padre para todos y cada uno de nosotros. Si esta es la Voluntad de Dios, ¿Cómo conjuga con estas palabras?

Porque no podemos negar que la primera impresión que nos produce este texto del evangelio es desasosiego, incertidumbre y hasta temor. ¿Cómo asegurarnos de no ser aquel “tomado”? ¿Y cómo sentir complacencia por no ser “tomado” cuando un hermano nuestro tal vez lo sea?

Consideradas de este modo, las palabras de Jesús resulta amenazantes y desoladoras. ¿Resulta coherente que Dios que es amor nos amenace? ¿Cómo conciliar amenazas con amor? Parece una incongruencia que preferiríamos pasar desapercibida.

Fíjense en esto: si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche lo va a asaltar un ladrón, seguramente permanecería despierto para impedir el asalto a su casa.

(40) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,34-36 – Cuando llegó el tiempo

Noviembre 26, 2016

Cuando llegó el tiempo

Cuando llegó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores para recibir sus frutos.

Texto del evangelio Lc 21,34-36

34. Cuando llegó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores para recibir sus frutos.
35. Pero los labradores agarraron a los siervos, y a uno le golpearon, a otro le mataron, a otro le apedrearon.
36. De nuevo envió otros siervos en mayor número que los primeros; pero los trataron de la misma manera.

Lc 21,34-36

lucas-21-34

Lucas 21,34-36 Cuando llegó el tiempo

Reflexionaremos hoy respecto a la oportunidad de Dios. Todo lo hace Bien y a su debido tiempo. Todo ocurre conforme a un Plan meticulosamente trazado. ¿Cuál debe ser nuestra actitud frente a él? Absoluta confianza y paciencia.

El Señor tiene nuestros pelos contados. Ni uno solo se cae de nuestras cabezas sin que Él lo permita. Siendo así, ¿por qué nos afanamos? ¡Qué absurdo vivir empeñados en algo que no haya sido previsto por Él! ¡Es una pérdida de tiempo!

¿Quiere decir que todo está fatalistamente predeterminado? ¡No! Quiere decir que Dios lo tiene todo previsto para que solamente un necio se pierda. Hay una meta a la que todos estamos invitados a llegar, pero depende de nosotros alcanzarla.

Cuando llegó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores para recibir sus frutos.

(17) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,29-33 – mis palabras no pasarán

Noviembre 25, 2016

Mis palabras no pasarán

Les aseguro que no pasará esta generación hasta que se cumpla todo esto. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Texto del evangelio Lc 21,29-33 

29. Y Jesús les hizo esta comparación: «Miren lo que sucede con la higuera o con cualquier otro árbol.
30. Cuando comienza a echar brotes, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano.
31. Lo mismo, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el Reino de Dios está cerca.
32. Les aseguro que no pasará esta generación hasta que se cumpla todo esto.
33. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Reflexión: Lc 21,29-33

lucas-21-32

Lucas 21,29-33 mis palabras no pasarán

El Señor es directo y habla en serio. No se está con rodeos y por eso no necesita de intérpretes. A algunos les gusta hacer creer que la Palabra del Señor es difícil de entender, que es solo para iniciados y de este modo buscan persuadir para que nadie lea los Evangelios.

Tal vez piensan que mientras menos sepan y conozcan la verdad, menor será la exigencia y mayor posibilidad tendrán de pasar desapercibidos. Y es que para algunas personas lo más importante es guardar las apariencias.

Con la excusa que resulta casi imposible entender al Señor, pretenden hacer creer que hacen lo mejor que pueden, dentro de sus posibilidades y por lo tanto ya se sienten justificados. Como nadie les puede reclamar, se sienten aliviados con lo poco que hacen.

Les aseguro que no pasará esta generación hasta que se cumpla todo esto. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

(41) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,20-28 – tengan ánimo y levanten la cabeza

Noviembre 24, 2016

Tengan ánimo y levanten la cabeza

Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación».

Texto del evangelio Lc 21,20-28 

20. Cuando vean a Jerusalén sitiada por los ejércitos, sepan que su ruina está próxima.
21. Los que estén en Judea, que se refugien en las montañas; los que estén dentro de la ciudad, que se alejen; y los que estén en los campos, que no vuelvan a ella.
22. Porque serán días de escarmiento, en que todo lo que está escrito deberá cumplirse.
23. ¡Ay de las que estén embarazadas o tengan niños de pecho en aquellos días! Será grande la desgracia de este país y la ira de Dios pesará sobre este pueblo.
24. Caerán al filo de la espada, serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los paganos, hasta que el tiempo de los paganos llegue a su cumplimiento.
25. Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas.
26. Los hombres desfallecerán de miedo anticipando lo que sobrevendrá al mundo, porque hasta los astros se conmoverán.
27. Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria.
28. Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación».

Reflexión: Lc 21,20-28

lucas-21-28

Lucas 21,20-28 tengan ánimo y levanten la cabeza

Ser cristiano es vivir en la constante amenaza. Difícilmente podemos pretender que nos aplaudan y congratulen. El hecho es que siendo opuestos al mundo, no podemos esperar otra cosa que los que son de este mundo siempre se opongan.

Ser cristiano es adoptar conscientemente un tipo de vida distinto, basado en los Evangelios, conforme al mandato de Cristo. Para salvarnos, para alcanzar la plenitud para la cual fuimos creados, no podemos seguir las reglas de este mundo.

Esto es algo que tenemos que tener muy en claro en nuestra mente y nuestros corazones. No se trata de una rebeldía sin causa, sino de una total incompatibilidad. El seguimiento de Cristo es incompatible con las leyes de este mundo.

Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación».

(49) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,12-19 – entregados hasta por sus propios padres y hermanos

Noviembre 23, 2016

Entregados hasta por sus propios padres y hermanos

Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre.

Texto del evangelio Lc 21,12-19

12. Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre,
13. y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí.
14. Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa,
15. porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.
16. Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán.
17. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre.
18. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza.
19. Gracias a la constancia salvarán sus vidas.

Reflexión: Lc 21,12-19

lucas-21-16

Lucas 21,12-19 Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos

El Señor describe cuál ha de ser el itinerario esperado de todo cristiano. Estas palabras deben ponernos en guardia, no para cuidarnos que no se cumplan, sino todo lo contrario. Si nos decimos cristianos y nada de esto pasa, tal vez debemos revisar lo que hacemos.

Es que el buen cristiano ha de ser motivo de escándalo. No del tipo aquél que anda siempre en borracheras, orgías y francachelas, sino por constituir una verdadera piedra en el zapato de la sociedad y la familia con la que convive.

El “cristiano” acomodado, aquel que a todos cae bien, por lo simpático y permisivo, será cualquier cosa, menos cristiano. ¡No podemos tratar de quedar bien con Dios y con el Diablo! Hemos de definirnos y adoptar una posición clara.

Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre.

(58) vistas

Sigue leyendo