Mateo 4,18-22 – al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron

Noviembre 30, 2015

Texto del evangelio Mt 4,18-22 – al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron

18. Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores,
19. y les dice: «Vengan conmigo, y los haré pescadores de hombres.»
20. Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron.
21. Caminando adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo arreglando sus redes; y los llamó.
22. Y ellos al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron.

Reflexión: Mt 4,18-22

Cuánto podemos aprender de la respuesta de estos discípulos. Vamos reflexionando y desmenuzando lo que nos dejan notar. Primero podemos observar que no se trataba de gente ociosa, recostada en la playa, sin tener nada que hacer. No, se trataba más bien de pescadores, gente sencilla y ruda, acostumbrada al trabajo exigente y fuerte, en condiciones variables, que podían depender del clima, la abundancia de peces y la necesidad. Se encontraban dedicados a los quehaceres propios de su labor, preparándose seguramente para echarse a la mar, cuando pasa Cristo y los llama. Reflexionemos unos segundos en ello. Jesús no busca a la gente desocupada y por lo tanto libre de responsabilidades, sino a gente trabajadora, comprometida. Esto debe servirnos desde el comienzo para no poner excusas cuando sentimos el llamado, como nuestra falta de tiempo o nuestras múltiples ocupaciones, para no seguir a Jesús. Caminando adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo arreglando sus redes; y los llamó. Y ellos al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron.

(22) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,25-28.34-36 – orando en todo tiempo

Noviembre 29, 2015

Texto del evangelio Lucas 21,25-28.34-36 – orando en todo tiempo

25. «Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas,
26. muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de los cielos serán sacudidas.
27. Y entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria.
28. Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza porque se acerca su liberación.»
34. «Guárdense de que no se hagan pesados sus corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improviso sobre ustedes,
35. como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la faz de la tierra.
36. Estén en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengan fuerza y escape a todo lo que está para venir, y puedan estar en pie delante del Hijo del hombre.»

Reflexión: Lucas 21,25-28.34-36

Estos días la Iglesia ha querido que meditemos en torno al fin de nuestras existencias, más allá de cualquier sentido trágico que podamos encontrar en los textos, con los que se buscan persuadirnos a la reflexión, está el descubrir el sentido de la vida y enfocarnos en él de forma coherente, de tal modo que llegado el momento de presentarnos ante el Rey del Universo, podamos sostenernos en pie, es decir, que no tengamos nada de qué avergonzarnos, nada que nos haga flaquear o trastabillar. De allí supongo que nace el dicho que “el que nada debe, nada teme”. Y es que en tal momento, no sabemos cómo exactamente, pero seremos totalmente traslúcidos y transparentes a los ojos de Dios y seguramente de todo el mundo. En un instante serán vistas y reveladas públicamente todas nuestras intenciones y nuestros actos, no quedando nada oculto. ¿Estamos preparados para presentarnos de este modo frente a nuestros hijos, frente a nuestros padres, frente a nuestros hermanos y amigos? ¿Estamos preparados para presentarnos así, totalmente desnudos, frente a nuestro Padre? ¿O nos pasará como aquel pasaje de Génesis (3,8-11) cuando sale Dios Padre a buscar a Adán y Eva y ellos se escondían avergonzados? ¿De qué se escondían? ¿Por qué se escondían?

8. Oyeron luego el ruido de los pasos de Yahveh Dios que se paseaba por el jardín a la hora de la brisa, y el hombre y su mujer se ocultaron de la vista de Yahveh Dios por entre los árboles del jardín.
9. Yahveh Dios llamó al hombre y le dijo: «¿Dónde estás?»
10. Este contestó: «Te oí andar por el jardín y tuve miedo, porque estoy desnudo; por eso me escondí.»
11. El replicó: «¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? ¿Has comido acaso del árbol del que te prohibí comer?»

Podemos ver cómo conjugan perfectamente ambos pasajes. Solo se avergüenza y esconde quien tiene algo que ocultar, lo que es imposible de lograr frente a Dios, que todo lo ve y todo lo sabe. Aquél día lo veremos y será como revelarnos completamente al mundo, tal como somos. ¿Podremos hacerlo manteniéndonos de pie? Estén en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengan fuerza y escape a todo lo que está para venir, y puedan estar en pie delante del Hijo del hombre.

(0) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,34-36 – que no se hagan pesados sus corazones

Noviembre 28, 2015

Texto del evangelio Lucas 21,34-36 – que no se hagan pesados sus corazones

34. «Guárdense de que no se hagan pesados sus corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improviso sobre ustedes,
35. como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la faz de la tierra.
36. Estén en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengan fuerza y escapen a todo lo que está para venir, y puedan estar en pie delante del Hijo del hombre.»

Reflexión: Lucas 21,34-36

El Señor nos advierte sobre tres aspectos claves que debemos cuidar en nuestro comportamiento y al mismo tiempo insiste sobre el único medio que nos pueden garantizar que esto sea posible: estar en vela orando todo el tiempo. Esto es en lo que debemos reflexionar el día de hoy, a fin de integrarlo a nuestra vida como algo fundamental. Lo que debemos cuidar nos será imposible si no estamos en vela orando todo el tiempo. Ahora tratemos de aclararnos lo que quiere decir. Hay dos aspectos a considerar, el primero es que sin Dios no podemos nada. Nos equivocamos totalmente si pretendemos hacerlo ignorando esta premisa fundamental. La Salvación no es obra nuestra, aunque es verdad que nos llegara a cada uno de modo personal. La Salvación es obra de Dios, porque esa es Su Voluntad, por lo tanto no la alcanzaremos sin Él, así que descartemos cualquier voluntarismo o activismo fundado tan solo en nuestras fuerzas. Así no la alcanzaremos jamás. ¡Jamás! Preocupémonos de haberlo entendido. La Salvación es obra de Dios, no nuestra. Pidamos incansablemente esta Gracia, que Él nos concederá. Tenemos que incorporar a Dios a nuestra vida cotidiana, a cada uno de nuestros pasos, latidos y respiraciones. Sin Él no podemos nada; con Él lo podemos todo. Guárdense de que no se hagan pesados sus corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improviso.

(19) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,29-33 – sepan que el Reino de Dios está cerca

Noviembre 27, 2015

Texto del evangelio Lucas 21,29-33 – sepan que el Reino de Dios está cerca

29. Les añadió una parábola: «Miren la higuera y todos los árboles.
30. Cuando ya echan brotes, al verlos, saben que el verano está ya cerca.
31. Así también ustedes, cuando vean que sucede esto, sepan que el Reino de Dios está cerca.
32. Yo les aseguro que no pasará esta generación hasta que todo esto suceda.
33. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Reflexión: Lucas 21,29-33

Malas noticias, son buenas noticias, como reza el dicho popular, ya vemos por qué… Porque si el fin de este mundo y la muerte física solo nos traerá el Reino de Dios, podemos alegrarnos cuando anden peor las cosas, porque se acerca nuestra liberación. Es verdad que nadie quiere el sufrimiento ni el dolor, que en algunos casos pareciera infinito. Hay mucha violencia en el mundo y ocurre cada crimen peor que el anterior, que uno se llega a preguntar que nos está sucediendo hasta qué extremo somos capaces de llegar. Dos cosas nos han espantado hoy. La primera que unos delincuentes en moto, unos sicarios, se aproximaron a una camioneta y con toda sangre fría asesinaron al chofer dándose a la fuga, mientras el hombre tenía como copiloto a su menor hijo de 2 años, quien fue testigo de todo. ¡Cómo es posible! ¿Qué clase de seres humanos son estos? No parece que tuvieran la misma composición genética nuestra. Y el otro es el asesinato a mansalva de un líder de la oposición en Venezuela cuando se encontraba la Sra. Tintori –esposa de Leopoldo López- en inmediaciones. Y que luego Maduro y Diosdado salgan como perros rabiosos a negar su participación, lo que es tan dudoso como que no haya habido participación del gobierno peruano en el asesinato de Fasabi, mandadero de la pareja presidencial muerto en extrañas circunstancias cuando se investigaba la sustracción de las Agendas de Nadine, o la muerte del Fiscal Nissman un día antes de su presentación en el Congreso Argentino, destapando los acuerdos oscuros del gobierno con Irán. ¿Qué está pasando? ¿Son estos actos demenciales que debemos interpretar como aviso de la cercanía del Reino de Dios? Así también ustedes, cuando vean que sucede esto, sepan que el Reino de Dios está cerca.

(45) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,20-28 – las fuerzas de los cielos serán sacudidas

Noviembre 26, 2015

Texto del evangelio Lucas 21,20-28 – las fuerzas de los cielos serán sacudidas

20. «Cuando vean a Jerusalén cercada por ejércitos, sepan entonces que se acerca su desolación.
21. Entonces, los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que estén en medio de la ciudad, que se alejen; y los que estén en los campos, que no entren en ella;
22. porque éstos son días de venganza, y se cumplirá todo cuanto está escrito.
23. ¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días! «Habrá, en efecto, una gran calamidad sobre la tierra, y Cólera contra este pueblo;
24. y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que se cumpla el tiempo de los gentiles.
25. «Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas,
26. muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de los cielos serán sacudidas.
27. Y entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria.
28. Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza porque se acerca su liberación.»

Reflexión: Lucas 21,20-28

Hay muchas formas de tomar este texto. Una de ellas es la interpretación literal, que sin duda es de pavor, sobre todo si nos quedamos con la narración llena de predicciones apocalípticas. Acentuando este aspecto es comprensible sentirse amenazado y persuadido a preguntar ¿Quién podrá salvarse? ¿Hay algo que podamos hacer para salvarnos? Estás son precisamente las preguntas que se quiere suscitar, para llamar a la reflexión. El que menos ha visto o presenciado calamidades atroces y es capaz de reconocer lo impotentes e indefensos que somos ante tales sucesos. No solo son devastadores, sino usualmente sorpresivos, por lo que podemos concluir que es prácticamente imposible huir de ellos. Siendo así, en realidad ¿no debíamos sentirnos siempre advertidos y estar en guardia? Hemos de coincidir en que lo más razonable sería vivir de tal modo que nuestros actos reflejen la conciencia de estar listos y preparados para cuando sucedan estos hechos. ¿No es lo más lógico? Al menos, así nos lo enseñaron nuestros abuelos y nuestros padres. Recuerdo a nuestra abuela y nuestra madre señalándonos la “M” que todos tenemos en la palma de nuestras manos, enseñándonos que esta quería decir “memento mori” o “recuerda que todos tenemos que morir”. ¿No es razonable y prudente tener siempre en cuenta que este momento habrá de llegar cuando menos lo esperamos? ¿No nos esforzaríamos por dar el sentido correcto a la vida si así fuera? Pues creemos que esto es, entre otras cosas, lo que pretende el Señor en estos versículos. Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas, muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de los cielos serán sacudidas.

(21) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21, 12-19 – serán odiados de todos por causa de mi nombre

Noviembre 25, 2015

Texto del evangelio Lucas 21, 12-19 – serán odiados de todos por causa de mi nombre

12. «Pero, antes de todo esto, les echarán mano y los perseguirán, entregándolos a las sinagogas y cárceles y llevándolos ante reyes y gobernadores por mi nombre;
13. esto les sucederá para que den testimonio.
14. Propónganse, pues, en su corazón no preparar la defensa,
15. porque yo les daré una elocuencia y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos sus adversarios.
16. Serán entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de ustedes,
17. y serán odiados de todos por causa de mi nombre.
18. Pero no perecerá ni un cabello de su cabeza.
19. Con su perseverancia salvarán sus almas.

Reflexión: Lucas 21, 12-19

El panorama que se le presenta a todo cristiano, no es precisamente un lecho de rosas, tal como aquí nos lo dice muy claramente el Señor. Así que si nuestra vida transcurre en una monotonía que linda con el tedio y el aburrimiento, debemos ponernos en guardia, porque seguramente no estamos viviendo cristianamente. No sería nada extraño, ya que en general podemos constatar en nuestras sociedades mayoritariamente católicas, que no somos el motor del cambio, no al menos en la proporción y con el compromiso que debíamos serlo. Solo así se explica que hace algunas semanas se presentara en televisión nacional peruana, en un programa de alcance nacional, la representante de un colectivo de mujeres que se denomina “Mujeres católicas en favor del aborto”, es decir, un disparate tan grande como decir “Movimiento africano en favor dela esclavitud de los negros” o “Movimiento indigenistas pro reinstauración del Virreinato” o “Movimiento homosexual pro celibato”. Más allá de la gracia que nos pueda causar, revela la ignorancia total del cristianismo en mujeres que, a lo mejor con la más buena intención, quieren decir que creen en Jesucristo y no ven por qué ello tiene que estar renegado con el aborto, sin darse cuenta que la sola incompatibilidad delata su ignorancia de la procedencia, la vida, la misión y mentalidad de Cristo. Ignorar no es pecado y como se suele decir, la ignorancia es atrevida. Todo lo cual no hace menos disparatada su declaración, aunque para algunos y para ellas mismas pueda parecer una “opción”, palabra tan de moda utilizada para relativizar y aceptar cualquier posición, como si fuera cuestión de gustos u opiniones. Es claro que estas “católicas” no han leído jamás estos versículos…serán odiados de todos por causa de mi nombre. Pero no perecerá ni un cabello de su cabeza. Con su perseverancia salvarán sus almas.

(1) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,5-11 – no quedará piedra sobre piedra

Noviembre 24, 2015

Texto del evangelio Lucas 21,5-11 – no quedará piedra sobre piedra

5. Como dijeran algunos, acerca del Templo, que estaba adornado de bellas piedras y ofrendas votivas, él dijo:
6. «Esto que ven, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea derruida.»
7. Le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo sucederá eso? Y ¿cuál será la señal de que todas estas cosas están para ocurrir?»
8. Él dijo: «Miren, no se dejen engañar. Porque vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo: “Yo soy” y “el tiempo está cerca”. No les sigan.
9. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, no se aterren; porque es necesario que sucedan primero estas cosas, pero el fin no es inmediato.»
10. Entonces les dijo: «Se levantará nación contra nación y reino contra reino.
11. Habrá grandes terremotos, peste y hambre en diversos lugares, habrá cosas espantosas, y grandes señales del cielo.

Reflexión: Lucas 21,5-11

Lejos de aterrorizarnos y llenarnos de miedo, que es como generalmente somos persuadidos a tomar estos versículos, el Señor nos quiere advertir sobre lo efímero que es todo cuanto podemos ver o atesorar, incluso las obras más colosales y representativas del mundo, como era el Templo para aquellos interlocutores, tienen fecha de caducidad. ¿Cómo dejar de pensar ahora mismos en la famosas Torres Gemelas, destruidas por los atentados terroristas del 11 de setiembre? Ello nos debe conducir a reflexionar que no hay nada, absolutamente nada, en este mundo que valga la pea admirar o apreciar de tal modo que cifremos en ello nuestra existencia y que por lo tanto nos aterre su pérdida. Todo pasará un día, sin que ello tengamos que tomarlo como señales del fin del universo, que desde luego llegara algún día. Esto no nos debe preocupar, porque sabemos que pasará. ¿En qué debemos centrar nuestra atención entonces? En la vida, en aquello que efectivamente es irrecuperable, que hemos recibido en administración temporal y de la que debemos rendir cuentas a su fin, que llegará tan de pronto y veloz como un abrir y cerrar de ojos. «Esto que ven, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea derruida.»

(2) vistas

Sigue leyendo

Lucas 21,1-4 – ésta en cambio ha echado de lo que necesitaba

Noviembre 23, 2015

Texto del evangelio Lucas 21,1-4 – ésta en cambio ha echado de lo que necesitaba

1. Alzando la mirada, vió a unos ricos que echaban sus donativos en el arca del Tesoro;
2. vio también a una viuda pobre que echaba allí dos moneditas,
3. y dijo: «De verdad les digo que esta viuda pobre ha echado más que todos.
4. Porque todos éstos han echado como donativo de lo que les sobraba, ésta en cambio ha echado de lo que necesitaba, todo cuanto tenía para vivir.»

Reflexión: Lucas 21,1-4

El Señor escoge el ejemplo de esta mujer viuda para enseñarnos cuál debe ser nuestro compromiso con la obra de la Iglesia y hasta qué punto debemos estar dispuestos a dar. De lo que se trata es de poner en juego todo lo que tenemos por amor a Dios y al prójimo, sin reservarnos nada. El ejemplo no puede ser más elocuente, dado que un mujer viuda y pobre era lo más bajo del escalafón económico y social de aquellos días. Y si prestamos atención, esta mujer está dando todo lo que tenía para vivir: TODO. Claro, dirán algunos, siendo tan pobre, por mucho que significara para ella lo que estaba poniendo, serían unas cuantas monedas de escaso valor. Cierto, pero no se reservó nada, ni si quiera lo necesario para vivir. ¿Qué denota esto? Desprendimiento, generosidad y fe. Desprendimiento porque no se aferra a nada; todo lo que tienen lo da. ¿Alguna vez hemos sido capaces de tal audacia? ¿No? ¿Por qué? Porque tenemos tanto que avergonzaríamos a cualquiera. Además, nos ha costado toda la vida acumularlo, por lo que no estamos dispuestos a darlo así por así. Si llegara el caso, tendríamos que considerarlo, pero hasta ahora no ha habido necesidad. ¿Será cierto? ¿O será más bien que no vemos más allá de nuestras narices? ¿O será que estamos tan aferrados a lo que tenemos, que moriremos antes de ceder un gramo de lo que hemos atesorado?…todos éstos han echado como donativo de lo que les sobraba, ésta en cambio ha echado de lo que necesitaba, todo cuanto tenía para vivir.

(19) vistas

Sigue leyendo