Los signos de los tiempos

Cómo leer con esperanza los signos de los tiempos

Los cristianos estamos llamados a ver el mundo, a leer los signos de los tiempos con esperanza. Y nuestra esperanza nace de la certeza que Jesucristo ha resucitado y resucitando ha vencido de una vez y para siempre a la muerte. Esta es la razón de nuestra fe y la de nuestra esperanza, teniendo la certeza que no importa lo que nos depare el resto de nuestra vida, llegaremos a alcanzar la Vida Eterna, si somos leales a Jesucristo.

Alguien podrá preguntar ¿y cómo podemos tener esa certeza? Y, desde luego la respuesta razonable tendría que ser que eso es imposible, que nadie puede llegar a asegurar nada y mucho menos la total lealtad a Dios hasta la muerte, sin importar que edad tengamos y cuanto nos quede de vida.

Los signos de los tiempos

Seguir leyendo Los signos de los tiempos

(37) vistas

¿Cuánto vales?

¿Cuánto vales? ¿En qué fundas tu valor?

Muy buena pregunta. Dependiendo de quién venga y del contexto en que sea formulada esta pregunta puede tener diferentes significados y podría ser lanzada incluso en plan ofensivo. Sin embargo, en el fondo, es una pregunta por la fe.

¿Cuánto vales? ¿Cuál es tu precio? Por más dolorosa y ofensiva que pueda parecer en cierto momento esta interrogante, da en el mero centro de aquello que es crucial en nuestras vidas discernir y que el Señor nos plantea como la disyuntiva entre Dios o el Dinero (Mateo 6,24-34).

¿Cuánto vales?

Seguir leyendo ¿Cuánto vales?

(36) vistas

Imágenes Relacionadas:

¿Quién es Jesucristo para ti? – Mateo 16,13-19

¿Quién es Jesucristo para ti?

¿Quién es Jesucristo para ti? ¿Es el Mesías, el Hijo de Dios vivo? ¿Es el Camino, la Verdad y la Vida? ¿Qué importancia tiene Jesucristo en cuanto haces en tu vida? ¿Qué lugar ocupa?

Viernes de la 6ta Semana del T. Ordinario | 22 de Febrero del 2019 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

Reflexión sobre las lecturas

¿Quién es Jesucristo para ti?

Si hay una pregunta que debemos responder en nuestra vida es ¿Quién es Jesucristo para ti? No hay interrogante, por más misteriosa o sencilla que nos parezca, más importante que esta. No; te estás equivocando si argumentas que eso solo será para los cristianos.

Independientemente de tu edad, cultura, sexo, ideología, formación o cualquier otro rasgo cuyo reconocimiento podría servir para distinguirte de otro ser humano de este planeta, debes dar respuesta a la interrogante planteada. ¿A quién? ¡A ti mismo!

Podrías decir: bueno, qué más da, quien sabrá si lo hice o no. Pues no seas necio. Eso no importa. Lo que importa es que tú sinceramente te esfuerces con todo tu ser y toda tu capacidad en dar respuesta a esta pregunta. ¿Por qué? Porque te acaba de ser planteada. Solamente por eso y te engañas si crees que podrás seguir viviendo sin responderla.

¿Quién es Jesucristo para ti?

Seguir leyendo ¿Quién es Jesucristo para ti? – Mateo 16,13-19

(39) vistas

No seamos necios – Marcos 8,11-13

No seamos necios

“No seamos necios. Vista la evidencia, sólo un necio, un testarudo o un caprichoso puede negar la existencia de Dios.”

Lunes de la 6ta Semana del T. Ordinario | 18 de Febrero del 2019 |

Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

  • Génesis 4,1-15;25
  • Salmo 49
  • Marcos 8,11-13

Reflexión sobre las lecturas

No seamos necios

Para creer en Dios, algunos, todo el tiempo estamos pidiendo señales, como si no bastara con lo que hemos recibido. Es que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Cínicamente desconocemos todas las pruebas que hemos recibido de la existencia de Dios y queremos una a la medida de nuestro capricho.

No nos basta con todo lo que hemos recibido y recibimos cada día, sin lo cual no estaríamos aquí y no duraríamos una milésima de segundo más. Se necesita ser muy necio y duro de corazón para no reconocer y negar la infinidad de milagros que han dado lugar a nuestra existencia.

no_seamos_necios

Seguir leyendo No seamos necios – Marcos 8,11-13

(32) vistas

el grano brota y crece – Marcos 4,26-34

el grano brota y crece

“El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo.”

Viernes 3ro del Tiempo Ordinario | 01 de febrero del 2019 | Por Miguel Damiani

Lecturas de la Fecha:

• Hebreos 10,32-39
• Salmo 36
Marcos 4,26-34

Reflexión sobre las lecturas

el grano brota y crece

Hemos de mantener nuestra confianza en el Señor. Él nos explica las Escrituras y nos da a conocer cada día lo que necesitamos para vivir. Su mensaje es concreto y está dirigido a cada uno de nosotros del modo y con el matiz que cada quién necesita oír.

¿Por qué es así? Porque es Palabra de Dios. No se trata de hacer grandes disertaciones al respecto, sino de reconocer que Él es Dios y como tal tiene poder sobre nosotros, pues todo es obra de Sus manos. Su Palabra es pues como el bisturí que va directamente al punto, con la precisión y docilidad requerida hoy, ahora y por cada quien en su circunstancia.

Seguir leyendo el grano brota y crece – Marcos 4,26-34

(32) vistas

El amor humano en el plan divino

La redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio

Prólogo

Este conjunto de catequesis, dadas por el Papa Juan Pablo II entre los años 1979 y 1984, forman un cuerpo doctrinal muy notable, que prolonga un gran tradición de catequesis pastorales, como aquéllas de San Ambrosio, San Agustín o San Juan Crisóstomo.

En la última de estas catequesis (28-XI-1984) dice su autor: «El conjunto de las catequesis que componen este volúmen puede figurar bajo el título El amor humano en el plan divino o, con mayor precisión, La redención del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio». Ateniéndonos a esta indicación, hemos elegido el título y el subtítulo de la obra presente.

La versión castellana ha sido tomada de «L’Osservatore Romano», en su edición española. La distribución del conjunto en varias partes sigue el criterio de la edición italiana Uomo e donna lo creò, publicada en 1985 por Città Nuova Editrice – Libreria Editrice Vaticana. Y la formulación de títulos y subtítulos ha sido realizada por nosotros.

El Padre de las luces quiera revelar la belleza y la santidad del matrimonio a cuantos lean estas páginas.

Debajo del título de cada Catequesis hay dos números: el primero indica la fecha en que se pronunció la Catequesis, y el segundo el día en que fue publicada en la edición española de «L’Osservatore Romano».

I Parte

Al Principio

1. Los fundamentos de la familia a la luz de Cristo (5-IX-79/9-IX-79)
2. Primer relato de la creación del hombre (12-IX-79/16-IX-79)
3. Segundo relato de la creación del hombre (19-IX-79/23-IX-79)
4. Inocencia original y redención de Cristo (26-IX-79/30-IX79)
5. La soledad original del hombre (10-X-79/14-X-79)
6. El primer hombre, imagen de Dios (24-X-79/28-X-79)
7. Entre la inmortalidad y la muerte (31-X-79/4-XI-79)

 

 

(4) vistas

Los fundamentos de la familia a la luz de Cristo

I PARTE

Al principio

«El Creador al principio los hizo hombre y mujer» (Mt 19,4; Mc 10,6)

1. Los fundamentos de la familia a la luz de Cristo (5-IX-79/9-IX-79)

1. Desde hace algún tiempo están en curso los preparativos para la próxima Asamblea ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se celebrará en Roma en el otoño del próximo año. El tema del Sínodo: «De muneribus familiæ christianæ (Misión de la familia cristiana»), concentra nuestra atención sobre esta comunidad de vida humana y cristiana, que desde el principio es fundamental. Precisamente de esta expresión, «desde el principio» se sirve el Señor Jesús en el coloquio sobre el matrimonio, referido en el Evangelio de San Mateo y en el de San Marcos. Queremos preguntarnos qué significa esta palabra «principio». Queremos además aclarar por qué Cristo se remite al «principio» precisamente en esta circunstancia y, por tanto, nos proponemos un análisis más preciso del correspondiente texto de la Sagrada Escritura.

2. Jesucristo se refirió dos veces al «principio», durante la conversación con los fariseos, que le presentaban la cuestión sobre la indisolubilidad del matrimonio. La conversación se desarrolló del modo siguiente:

Seguir leyendo Los fundamentos de la familia a la luz de Cristo

(5) vistas

Primer relato de la creación del hombre

2. Primer relato de la creación del hombre (12-IX-79/16-IX-79)

1. En el capítulo precedente comenzamos el ciclo de reflexiones sobre la respuesta que Cristo Señor dio a sus interlocutores acerca de la pregunta sobre la unidad e indisolubilidad del matrimonio. Los interlocutores fariseos, como recordamos, apelaron a la ley de Moisés; Cristo, en cambio, se remitió al «principio», citando las palabras del libro del Génesis.

El «principio», en este caso, se refiere a lo que trata una de las primeras páginas del libro del Génesis. Si queremos hacer un análisis de esta realidad, debemos sin duda dirigirnos, ante todo al texto. Efectivamente, las palabras pronunciadas por Cristo en la conversación con los fariseos, que nos relatan el capítulo 19 de San Mateo y el 10 de San Marcos, constituyen un pasaje que a su vez se encuadra en un contexto bien definido, sin el cual no pueden ser entendidas ni interpretadas justamente. Este contexto lo ofrecen las palabras: «¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo varón y hembra…?» (Mt 19, 4), y hace referencia al llamado primer relato de la creación del hombre inserto en el ciclo de los siete días de la creación del mundo (Gén 1, 1-2, 4). En cambio el contexto más próximo a las otras palabras de Cristo, tomadas del Génesis 2, 24, es el llamado segundo relato de la creación del hombre (Gén 2, 5-25), pero indirectamente es todo el capítulo tercero del Génesis. El segundo relato de la creación del hombre forma una unidad conceptual y estilística con la descripción de la inocencia original, de la felicidad del hombre e incluso de su primera caída. Dado lo específico del contenido expresado en las palabras de Cristo, tomadas primera frase del capítulo cuarto del Génesis, que trata de la concepción y nacimiento del hombre de padres terrenos. Así intentamos hacerlo en el presente análisis.

Seguir leyendo Primer relato de la creación del hombre

(4) vistas

Ir a la barra de herramientas